domingo, 4 de junio de 2017

La Inglaterra victoriana y el nacimiento del fútbol.

En 1863 se redactaron las normas del balompié tal y como las conocemos actualmente. Una de las ormas consistía en que no se podía tocar el balón con las manos o empujar a un jugador rival para desequilibrarle. Uno de los 11 clubes existentes se negaron a admitir el reglamento. Por lo que podemos afirmar que el mismo día que nació el fútbol también nació el rugby.

LOS JUGADORES:

Era un mundo de sportsmens de las Universidades y los collegues privados. Ninguno se ganaba la vida con este deporte. Estaba mal visto hacerlo. El primer futbolista profesional del que tenemos noticia fue Fergus Suter, un cantero que dejó el trabajo fabril a cambio de un sueldo. De todas maneras, durante la primera mitad del siglo XX el sueldo de un futbolista no sobrepasa al de un trabajador de clase media.
El primer "crack" fue Walpole Vidal un tipo cuya mayor hazaña fue meter tres goles en menos de dos minutos. Claro que se apoyó en la norma de que quien marcaba sacaba desde el centro del campo. Los rectores de las universidades cambiaron las normas poco después de esto en pro de la igualdad de oportunidades para los equipos.

LAS EQUIPACIONES:

No había normativa respecto al calzado. Los jugadores llevaban algo parecido a un mono de trabajo y una gorra o casco para evitar que les dañase el balón de cuero cosido. De todas maneras los primeros balones eran vejigas de cerdo, más difíciles de dominar que un balón de cuero.
Cuando un equipo, el Darwen, quiso introducir el profesionalismo y los pantalones cortos fue motivo de burlas por medio de la prensa deportiva del siglo XIX.
El Darwen es también famoso por estar compuesto por miembroi de la clase obrera, en contraste con los estudiantes universitarios de los otros diez clubes. La idea se desechó cuando los currelas perdieron una final por estar excesivamente cansados por los entrenamientos, las largas jornadas en la fábrica y el traqueteo de los viajes. Tener obreros jugando el fútbol no resultó una idea práctica.

LOS MISTERS.

En una e´poca donde no existían tácticas definidas los misters poco o nada teníanque hacer. Los jugadores se entrenaban por su cuenta practicando otros deportes. Lo más parecido a una alineación era el esquela de la Pirámide, con dos defensas, tres centrocampistas y cinco delanteros. De todas maneras, los jugadores no tenían claro quién debía defender y quién debía atacar, por lo que los partidos serían un pelín caóticos para el espectador actual.

LOS ÁRBITROS:

El árbitro actuaba como un linier desplazandose por las bandas. Vestía con chaleco y chaqueta. Los jugadores suponían que tampoco tenía poco o nada que hacer en el campo, porque todos ellos eran caballeros de la alta sociedad, y podían arreglar sus diferencias como tales. Los arbitros no corrieron en panttalón corto por el centro del campo hasta 1891. Para señalar las penalizaciones sacaban un pañuelo blanco.

ESTO NO ES RUGBI.

Al principio los jugadores no pasaban el balón al jugador que tenían delante sino, como en el rugbi, a uno que corría al lado o estaba más atrás. La portería estaba más baja y había que arrojar el balón por encima o dentro, lo mismo daba.
En 1884 se permitió el profesionalismo en el campo. En 1958 se propuso que los misters hicieran dos cambios aunque la excusa válida inicial solo incluía suplir a los jugadores lesionados.

VIOLENCIA EN LAS GRADAS.

En 1314, un juego de balompié consistente en patear por un recorrido una vejiga de cerdo entre dos comunidades rivales fue prohíbido por el rey Eduardo II, por las peleas campales que provocaba. En 1846 un partido de fútbol provocó tales disturbios al término del encuentro que se recurrió a la carga de dos escuadrones de caballería para apaciguar los ánimos. También eran frecuentes los ataques callejeros a los jugadores.

No hay comentarios:

Publicar un comentario