lunes, 31 de julio de 2017

Adolf Hitler, un falso héroe de la Primera Guerra Mundial.

Durante el Tercer Reich, Hitler se encargó de repetir a quien tenía interés por escucharle que había ganado la Cruz de Hierro de Primera Clase luchando en el frente, como miembro del 16º Regimiento de Infantería de Reserva.
El historiador Thomas Weber, de la Universidad de Aberdeen, dice que es cierto. Se le concedió una Cruz de Hierro al correo Adolf Hitler. Si; también es cierto que fue herido en dos ocasiones, pero en ninguna de las dos se hallaba en  las trincheras. Cuando le alcanzó la esquirla de metralla en el muslo estaba en un búnker del Estado Mayor, a dos kilómetros tras las líneas. Cuando tuvo que vérselas con el ataque de gas mostaza de los aliados estaba más cerca del frente, pero tampoco en las trincheras, sino tras una loma.
En cuanto a la cuestión de la condecoración, los oficiales las daban a los subalternos que tenían delante durante más tiempo y protestaban menos. Hitler no era un cobarde, pero sí lo suficientemente leal con su supervisor, el judío Hugo Gutmann, como para que este le compensase por hacer los servicios de correo que los demás no querían.
De hecho, hubo quejas por la liberalidad que se daba las Cruces de Hierro a los emboscados de la retaguardia, mientras la gente que de veras luchaba en la tierra de nadie, ni siquiera recibían compensaciones cuando eran heridos.
De todas maneras, un libro infantil de 1935 afirma que "Hitler recibió la Cruz de Hierra porque circulaba en una bicicleta esquivando las balas. La Cruz de Hierro sólo se la dan a los soldados más valientes, y Hitler lo era". Supongo que valiente sería salir a rescatar soldados alemanes heridos en pleno ataque de gas o tomar sólo un nido de ametralladoras, que es mucho más valiente que agacharse sobre el manillar para esquivar las balas perdidas. Pero qué sé yo, si también soy un emboscado que me libré del Servicio Militar gracias a una enfermedad mental.

No hay comentarios:

Publicar un comentario