viernes, 15 de diciembre de 2017

Jaén era la capital de los íberos.

La ciudad andaluza abre el primer museo dedicado a esta cultura, que dominó la mitad de la Península a la que da nombre.

El rey Felipe VI inauguró recientemente en Jaén el Museo íbero, el primero del mundo dedicado a este pueblo de guerreros y campesinos de hace 2700 años. Los íberos dominaron la costa española mediterránea durante 600 años. La primera exposición temporal, llamada LA DAMA, EL PRÍNCIPE, EL HÉROE Y LA DIOSA está compuesto por 352 piezas que provienen de yacimientos de Córdoba, Granada, Sevilla, Málaga y Jaén.
Aunque los límites del territorio no son todavía precisos, el consenso de los historiadores sitúa a los iberos en la franja costera que va desde el sur del Languedoc- Rosellón hasta Alicante, colonizando el valle del Ebro, el valle del Segura, el sur de La Mancha y parte de los valles del Guadiana y del Guadalquivir. En estas zonas los íberos vivían con anterioridad a la llegada de los fenicios y los griegos.
La pieza arqueológica íbera más conocida es la Dama de Elche, que se encuentra en el Museo Arqueológico Nacional de Madrid. En Jaén, el visitante hallará restos como los de una vasija griega que fue encontrada en la tumba de un aristócrata íbero en la necrópolis de Piquía (Arjona-Jaén). En ella se narra la historia del príncipe de Piquía, perteneciente de la etapa de aculturación romana. Se piede apreciar en la forma en que aparecen ataviados los soldados. Otras piezas son la Dama de Cerro Alcalá, el Guerrero de la dobre armadura de Cerrillo Blanco, el Héroe del Pajarillo o la Cabeza de Lobo de Pajarillo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario