lunes, 11 de diciembre de 2017

Ecologismo y contracultura en los años 60.

David Gessner estaba acampado en el Oeste cuando leyó el libro clásico del ecologista y anarquista Edward Abbey, DESERT Solitaire. Posteiormente le encontraron un tumor cancerígeno en un testículo, y se mudó desde Massachussets a Colorado. Allí descubrio las obras de otro de los ambientalista destacado de los 60: el escritor Wallace Stegner.

Para su nuevo libro, Gessner viaje desde Lake Ming, en Iowa, lugar de nacimiento de Stegner hasta el Parque Nacional Arches, en Utah, donde Abbey trabajo como guardia forestal.

Libro: TODO LO SALVAJE QUE PERMANECE. (Editorial WW Norton & Company)
Autor: David Gessner.

En España no conocemos a estos dos personajes tan comprometidos con el nacimiento del pensamiento ecologista. ¿Cómo los descubriste tú?

Cuando tenía 28 años fui de acampada a un parque nacional desde Massachussets, de donde soy. En la tienda del Servicio de Parques se vendían ejemplares de DESERT SOLITARIE, de Abbey. Lo devoré. Yo estaba acampado en el coche, pero Abbey decía que esa no era la manera de tener una experiencia en la Naturaleza. Así que me fui en el coche, pero a hacer senderismo por el Parque Nacional de los Volcanes de Lassen.

A los 29 años me diagnorticaron el cáncer de testículos. Me operaron la semana en que cumplía los 30 años. Poco después me mudé desde Worcester, en Massachussets, hasta Boulder, en Colorado, para hacer el curso de posgrado. Vivía en El Dorado  Spring. Mi compañero de habitación en el campus tenía estanterías llenas con las obras de Wallace Stegner. Se puede decir que la prosa de Abbey fue un entremés para asimilar mejor a Stegner.

Abbey era desaliñado, barbudo, actuaba fuera del sistema. Stegner en cambio iba bien peinado y nunca se salió de él. ¿Qué tienen en común estos dos hombres?

Su responsabilidad en el nacimiento del pensamiento ecologista en los Estados Unidos.

Abbey realizaba travesías por los ríos del Oeste como el Colorado o el San Juan. Stegner escribió una biografía de Powell, el explorador manco que cartografió el río Colorado y su cañón. También fundó el "Programa de Escritura Creativa de Stanford", donde fue mentor de muchos autores.

Abbey estaba metido en los movimientos contraculturrales de oposición al Gobierno. Escribía sobre el anarquismo, lo que le puso en el punto de mira del FBI. Tuvo cinco hijos con cinco mujeres distintas, muchas de esas relaciones mientras estaba casado con su esposa Judy, pero no fue un buen padre ni un buen esposo para ninguna de las personas implicadas. Mientras los hippies hacían protestas y se negaban a luchar en Vietnam él ponía azúcer en los depósitos de combustible de los tractores "que estropeaban el Oeste"

Lo peor de Abbey es que le gustaba ir armado y llegó a escribir un panfleto antiinmigración que hoy sería la envidia de los supremacistas blancos. Es lo que tiene actuar fuera del sistema.

Cuando hablas de Stegner mencionas a otro personaje que actuaba fuera del sistema, el escritor Ken  Kesey. Hacía apología del LSD, ¿verdad?

Kesey es famoso por ser el fundador del grupo de escritores Merry Praksters en San Francisco. él mismo decía que era demasiado joven para considerarse un beatnik y demasiado viejo para abrazar el movimiento hippie.

Se aficionó al LSD tras participar en un experimento de la CIA. Su comuna empezó a tomarlo antes que los propios hippies. Pintaron un autobús de colores y recorrieron el país, como harían posteriormente los hippies.

Kesey se convirtió en el sustituto de Abbey. Stegner y él se enfrentaban continuamente. Como diría Kesey: "Encendí el LSD, y Stegner se quedó con su Jack Daniels"

Pero; ¿qué aporta al ecologismo en realidad un personaje como Abbey?

DESERT SOLITAIRE. Es una manera de entrar de lleno en el siglo XX con las ideas del pensador Henry Thoreau y su obra Walden Pond (1850). En el centro de todo se encuentra un hombre que vive una vida al margen de las normas y de la sociedad: Le da la espalda a la sociedad civilizada y de adentra en el bosque, el único lugar donde tiene sentido un credo ideológico anarquista.





No hay comentarios:

Publicar un comentario