sábado, 10 de marzo de 2018

ERREMENTARI, de Paul Urquijo.

1843, Alava. En una pequeña aldea un grupo de caseros vascos viven aterrorizados por Patxi, el herrero. Dicen que ese hombre ha hecho un pacto con el demonio, que su mujer se ahorcó porque le tenía miedo ( es así pero no exactamente) y que es mejor no acercarse por su herrería. En realidad, el herrero los mantiene a salvo, porque ha encerrado en una jaula a Satael, un peligroso y estrafalario demonio, que tiene la misión de llevarse el alma del herrero.

Usue, su hijastra de 9 años, penetrará en la herrería y descubrirá todos estos secretos, además que lo ayudará a destruir a Lord Alastor, un demonio más poderoso, con la misión de llevarse el alma del herrero, averiguar dónde está Satael, y castigarlo por haber fracasado. Cuando es el alma de Usue la que está en peligro, Patxi y Satael unirán fuerzas para rescatarla del inframundo y acabar con Lord Alastor.

El cuento real:

En esta historia Patxi es un antihéroe que hace todo lo posible para que los aldeanos se alejen de él, y se mantegan a salvo de los secretos que encierra su herrería. En realidad, en el cuento recogido por el etnografo y sacerdote José Miguel Barandiarán, el herrero era un hombre tan malvado que se deshizo tras torturarlos de tres demonios que fueron a buscarle. Cuando murió, Satanás no quiso admitirle en el infierno para evitarse problemas, pero es que San Pedro tampoco era muy partidario de dejarle entrar en el cielo. Si logró entrar es por mediación de una vecina anciana que lo reconoció.

Curiosidad:

Recomendamos a los cinéfilos vasco parlentes que la vean en versión original, porque está encierra un pequeño tesoro etnográfico. Esta en euzkalki arabarra, una variante extinta del euzkera alavés. Así la película, ambientada en la Álava profunda, suena más auténtica.

PARA VER:
El trailer de la película doblado al español.

No hay comentarios:

Publicar un comentario