sábado, 17 de marzo de 2018

La guerra de El Libano.

Esta región del mundo ha sido un crisol de culturas desde la Antigúedad, lo que naha facilitado la convivencia étnica. Dominado por los otomanos primero, y por las potencias coloniales posteriormente, la frágil paz que quedó tras la guerra civil (1975-1990), ha sido puesta en peligro por el asesinato del Primer Ministro Rafik Hariri.

El Libano es n país independiente desde el 23 de noviembre de 1943. Su posición estratégica entre Oriente y el Mediterránio ha hecho que la región fuese codiciada por los egipcios, babilonios y asirios, antes de la llegada de Alejandro Magno y de los romanos en el siglo I a de C. Bizancio hederó este territorio, que en el siglo VII se integraronen el mundo musulmán. La llegada de los cruzados supuso un respiro en este periodo de hegemonia msulmana hasta la caída del Imperio Otomano y la llegada de las potencias europeas en el siglo XX.

Debido a lo montañoso del terreno, El Líbano siempre ha sido n buen refugio para las mayorías oprimidas. Hay gente de todas las religiones presentes en la zona en un parco palmo de territorio, lo que dificulta la convivencia. El país es actualmente musulmán, con un 35 por ciento de chiíes y un 23 por ciento de suníes. Los cristianos son el 27 por ciento de la población. Son maronitas, armenios, ortodoxos y protestantes. Mención aparte merecen los drusos, una secta chií presente en Israel, Siria y El Líbano (7 por ciento de la población).

A finales del siglo XIX el imperio otomano era el "enfermo de Europa". Los nacionalistas árabes pidieron ayuda a Gran Bretaña para derribar a los otomanos. Su idea era crear estados árabes poderosos, pero a los imperialistas occidentales, ganadores de la Primera Guerra Mundial, no les gustó la idea, así que repartieron la Gran Siria, que incluía territorios de Siria, El Líbano y Palestina entre Francia y Gran Bretaña.

La actuación de los colonialistas europeos fue nefasta. Unieron territorios tan dispares como las montañas maronitas y la planicie musulmana. Los franceses, que gobernaban directamente este territorio favorecieron a los cristianos locales y relegaron a las étnias musulmanas a un humillante segundo plano.

Pero fueron los musulmanes los que orquestaron la independencia, con el apoyo de las últimas tropas francesas presentes en El Líbano en 1946. La etapa colonial había sido próspera, de gran riqueza cultural, pero había exacerbado las diferencias y el resquemor entre los maromitas y los musulmanes, siendo este resquemor el detonante de la guerra civil.

En realidad la guerra no empieza hasta 1975. La fundación del estado de Israel en 1948 había creado un éxodo de palestinos que se refugiaron en El Líbano. Las tropas israelíes desafiaban continuamente la soberanía del pequeño país al penetrar sin pedir autorización en el territorio para astigar las razzias contra los colonos hebreos de las organizaciones palestinas radicadas en él. Los musulmanes, con estos cambios geopolíticos, se convirtieron en el grupo mayoritario en El Líbano, y exigieron cambios en el reparto del poder. La Falange Libanesa, una organización conservadora, empezó a enfrentarse con fusiles y pistolas a los milicianos de izquierdas musulmanes por las calles de Beirut.

Los musulmanes solivcitaron ayuda a Siria que movilizó 30.000 soldados, además de los agentes de Inteligencia que estaban desplegados en El Líbano con anterioridad. Beirut quedó dividida por la Línea Verde que separaba a maronitas y musulmanes a lo largo de la calle Damas. Fue el final de Beirut como "la Suiza de Oriente Medio".

La película VALS CON BASHIR cuenta la experiencia de un grupo de soldados israelíes en esta guerra, concretamente en 1982. ¿Qué pintan alli? Israel invadió el sur del país en apoyo de sus aliados maronitas y provocó desplazamientos de refugiados. Ariel Sharon, un comandante israelí, ordenó la matanza en los campos de refugiados de Sabra y Chatila en 1982, que es ( alerta spoiler) la causa recurrente de las pesadillas de varios de los personajes reales  de la película de animación VALS CON BASHIR.

Los sirios no se quedaron de manos cruzadas y ocuparon el 60 por ciento del territorio libanés. Tras 145.000 muertos, la ONU organizó elecciones libres y un Parlamento de Unidad Nacional, con escaños repartidos equitativamente entre las étnias musulmana y maronita. Las primeras elecciones las ganó Hariri en 1990.

PARA VER:

El trailer de VALS CON BASHIR ( Ari Folman)


No hay comentarios:

Publicar un comentario