martes, 1 de mayo de 2018

Wild, wild, country. Cuando las sectas se meten en política.

WILD, WILD COUNTRY es una serie de seis episodios de un documental emitido por Netflix. Cuenta cómo se instaló en la pequeña localidad de Antelope ( Oregon) una comunidad de más de 7.000 adeptos del gurú Osho. Los 50 escasos habitantes de Antelope, en el condado de Wasco, estaban inquietos. La proximidad de una comunidad de adeptos vestidos con túnicas inquieta a cualquiera con dos dedos de frente.

Osho predicaba doctrinas de una corriente espiritual llamda new age. Esta corriente- que no religión- toma cosas del jainismo, del budismo tántrico,  e incluso del cristianismo. Osho era comocido como el gurú del sexo porque predicaba el amor libre e incluso colectivo, siguiendo doctrinas tántricas. Es fácil imaginar cómo sentó todo esto en una comunidad de rancheros protestantes blancos muy tradicionalistas, de los que votan a los republicanos.

En las sectas las luchas de poder son frecuentes. En la comunidad de Rahjneeeshpuram, Shyla Silverman, la secretaria de Osho, por entonces conocido como el Maestro Rajhneesh, decidió que si sus compañeros de aventura se metían en política y alteraban las votaciones para el cargo de alguacil, podrían hacer y deshacer a su antojo en el condado de Wasco.

Presentaron un candidato, lo que llamó la inmediata atención de las autoridades. Para rematarlo de acabar atrajeron con promesas a todos los sintecho del condado para que votasen por ese candidato a cambio de comida y techo. Cuando vieron que ninguno de esos aspirantes al sufragio estaban censados siquiera, ni tampoco eran manejables por la Policía interna de la secta, los dejaron ir y pasaron al Plan B.

Y el Plan B era reducir el número de votantes sin vinculación con Rajhneeshpuram con el primer ataque bioterrorista a gran escala de la historia de los Estados Unidos.

Envenenaron con salmonella los aliños de mas de diez restaurantes. Enfermaron un total de 751 personas en todo el condado para el 31 de abril de 1984. No hubo víctimas mortales pero los medios de comunicación temieron por la vida de un bebé infactado cuando contaba solamente con dos días de vida Los votantes no vinculados a la secta votaron en masa, con lo que se consiguió el efecto contrario al esperado. Osho ya había ordenado para entonces retirar la candidatura de su adepto.

Las autoridades encarcelaron a Shyla Silverman y a Ma Anand Puja, la otra conspiradora, con las que Osho retiró todos los lazos. Él mismo no se salvó del escándalo y sus consecuencias. Aunque el FBI no pudo probar que tuviera conocimiento del complot, lo expulsó de Estados Unidos por cinco años.

No hay comentarios:

Publicar un comentario