domingo, 12 de septiembre de 2010

Cuando el chuletón de carne humana formaba parte del menú.


Los aztecas y los primeros europeos comían carne humana. Era lo habitual. Desde luego, a nosotros nos parece patológico que una persona de muerte a otras personas para comerselas, pero esto no fue siempre, desde luego, un tabú.

Los Homo Antecessor de la Sierra de Atapuerca comían carne humana hace 8oo.ooo años. El profesor José Bermudez de Castro ha especulado con que en realidad, lo que hacían eran preservarse de los grupos rivales. Cuando la comida es la justa, y no sabes cuando un ciervo o un uro estarán al alcance de tu hacha de piedra, ver a un tipo de otro clan en tu coto de caza te molesta sobremanera, por lo cual, te inventas algo para que su grupo no prospere. Ese algo sería incluir a los jóvenes en la dieta del tuyo.

"Desde le prehistoria y a lo largo de la historia, todos los seres humanos fuímos caníbales; en todos los lugares del mundo", afirma sin rubor Miguel Botella, director del Laboratorio de Antropología Física de Granada.
En realidad, la aceptación del canibalismo por las diferentes sociedades es como la evolución de la ética sexual: fluctua. Cuando en el siglo XVI, los españoles católicos descubrieron el Nuevo Mundo se excusaron de sus actos más aberrantes de rapiña con la justificación de la superioridad moral. Los aztecas se comían entre ellos, entre otras costumbres. Por tanto, todo lo que tenía que ver con su mundo y su cultura tenía que ser erradicado.
Los aztecas se escandalizaron. Sus ritos sangrientos mantenían el orden cósmico. No se comían a las personas sino que comulgaban con los dioses encarnados por las víctimas. Los españoles eran unos bárbaros que mataban porque sí, y no seguían el guión establecido de las guerras ritualizadas.
lA antropóloga estadounidense Beth Conklin convivió con la tribu wari entre 1985 y 1987. Nos explica lo siguiente. "A los wari les asquea tanto que enterremos hombres y mujeres para que los devoren los gusanos tanto como a nosotros nos asquea su canibalismo".

No hay comentarios:

Publicar un comentario