viernes, 10 de septiembre de 2010

Los héroes del 11 de septiembre.


Entre el verano de 1991 hasta el de 2001 el mundo vivió en un mundo en transición. Hasta ahora los conflictos estaban polarizados entre los dos bloques económicos. el mundo socialista, capitaneado por la Unión Soviética, y el mundo libre, capitaneado por los Estados Unidos. Pero ahora aquellos referentes desaparecían y los conflictos se regionalizaron. La ascensión de Ben Laden, un hombre que había luchado con los montañeses afganos y estudiado en universidades americanas, es una prueba de ello.

El 11 de septiembre de 2001, a las 8:45 de la mañana, se encontraban 17.400 personas en los alrededores de World Trade Center. Los indicios de actividad terrotista en los Estados Unidos se hallaban presentes en las manos de los analistas de la CIA, pero el desinterés del presidente Bush por el asunto, hizo que no se hiciera nada más que informar de manera anecdótica. La tradición acerca de lo que se supone que era capaz de hacer un terrorista no mostraba precedentes de aviones comerciales usados como misil barato. Y los dirigentes del mundo no eran conscientes de lo mucho que habían cambiado las mentalidades en los países del Tercer Mundo.

Pero no quería hablar de esto. Hoy, no, Por Internet, no.
En septiembre de 2001 trabajaban en las Torres Gemelas 14.000 personas, de las que, siempre según mis fuentes, 2063 perecieron. La mayor parte de la gente fue evacuada por los servicios de emergencias de la ciudad de Nueva York, que perdieron ese hombre ese infausto día.

Las bajas de profesionales es de:



  • 343 bomberos y personal paramédico.

  • 23 oficiales del Departamento de Policía de Nueva York.

  • 37 oficiales del Departamento de Seguridad Portuaria.

  • 8 técnicos de servicios privados de emergencias médicas.

Dsetaca la intervención de un espontaneo de Welles Crowther, un vendedor de valores de 24 años, conocido como "el hombre del pañuelo rojo", por la prenda que usaba para defenderse del polvo. Crowther se hizo cargo de la situación en el piso 78, a pesar de ser sólo un civil sin experiencia, y coordinó los esfuerzos para que las personas en mejor estado se hiciesen cargo de los heridos, y los guió a todos hasta el exterior. Sus restos aparecieron en marzo de 2002, rodeado de bomberos, en lo que parecía ser un centro de mando en uno de los vestíbulos del edificio.


Cuatro meses después, los servicios policiales, paramédicos y de lucha contra el fuego fueron diezmados por el stres postraumático y las enfermedades respiratorias. Los voluntarios que retiraban los escombros tuvieron problemas psicólogicos y tránstornos como el bruxismo, esto es, los dientes rechinan por la fricción ante imágenes espantosas y se desgastan.


No hay comentarios:

Publicar un comentario