lunes, 4 de octubre de 2010

Tres películas sobre Jesse James.


TIERRA DE AUDACES.

Estados Unidos (1939)
Tyrone Power, Henry Fonda, Nancy Kelly.


Se supone que lo que lanza a Jesse James y su hermano Fran a su carrera de asaltantes de bancos y de trenes es la expansión de las líneas ferroviarias al Oeste. Se supone que los ejecutivos del ferrocarril obligan a los granjeros a vender sus tierras a bajo coste, y que son Jesse y Frank, los abanderados de la causa de la justicia. Cuando la madre de los hermanos James muere durante el enfrentamiento, los dos deciden pasarse al lado oscuro.

Zee, la mujer de Jesse, le presiona para que expie sus culpas con una temporada en prisión y vuelva al hogar. Pero se ve que a la gente del ferrocarril le encanta tener enemigos, por lo que el acuerdo que Jesse realiza con un simpático mariscal federal se viene abajo por culpa de las gestiones de un ejecutivo de la compañía ferroviaria.

La película muestra como una ironía que Robert Ford, uno de los hombres de la banda de Jesse, lo mate por la espalda mientras se estira para alcanzar un tapiz bordado con una inscripción: "Dulce hogar".

Las asociaciones de defensa de los animales le echaron el perro a los estudios tras una escena en que Jesse se tiraba a un río sin descender del caballo desde un acantilado. Porque un caballo usado en esa toma no vivió para contarlo.

La nieta de Jesse James hizo de asesora histórica, y afirmó a la prensa que lo único que se parece la película a las experiencias de su temible abuelo, es que "hubo una vez un tal Jesse James que montaba a caballo". El público, consumidor de novelas baratas sobre la conquista del Oeste, y abrumado por los abusos de las grandes empresas durante le Depresión abarrotó las salas.

LA VERDADERA HISTORIA DE JESSE JAMES.

Estados Unidos (1957)
Dirigida por Nicholas Ray.
Robert Wagner, Jeffrey Hunter, Hope Lange.


Aunque se tratata de una cinta rodada por el mismo estudio que TIERRA DE AUDACES, se nos acerca por primera vez a las causas de la carrera delictiva de los hermanos James. En concreto, la conflictiva reconstrucción de los estados confederados tras la guerra de Secesión. Los James, todos ellos, simpatizaban con la Confederación.

A los 16 años Jesse sigue los pasos de Frank y marcha para la guerra. Pero el asesinato de Lincoln (1865) y los intereses puestos por algunos grupos financieros en que el Sur no se recuperara del todo, conduce a que Jesse y Frank continuaran la guerra a título de guerrilleros con cierto apoyo popular.

La cinta desdibuja la historia porque parece que los rebeldes sean una minoría perseguida y pasa por alto las atrocidades cometidas como represalia por grupos de guerrilleros como el de los hermanos James. Las vidas criminales de hombres como Jesse James o Qantrill parecen gamberradas perdonables (cosa que no fueron) hasta el intento frustrado de asalto al banco de la localidad minera de Northfield de 1876, en Minnesota.

La cinta destaca la creciente naturaleza violenta que James va desarrollando a lo largo de los años.

Nicholas Ray es el director de la película REBELDE SIN CAUSA, una moraleja sobre la conflictiva adolescencia de los muchachos de la posguerra. Parece explicar que el crimen más horrendo puede ser perdonado y olvidado si se reconoce la existencia traumática del que lo cometió.

EL ASESINATO DE JESSE JAMES POR EL COBARDE ROBERT FORD.
Estados Unidos (2007)
Brad Pitt, Sam Shephard, Mary Louise Parker


Esta película nos advierte del peligro de la idolatría hacia personas, con todos sus defectos. En las anteriores, Ford no era mas que un personaje temblón, casi incapaz de impedir que el revolver se le caiga de las manos, mientras pone fin a la vida de Jesse James.

En esta es un muchacho de 19 años que adora a Jesse. Lo sigue a todas partes, mientras lo convierte en su fetiche. Admirable la escena en que olisquea las sábanas sudadas en que el atracador de bancos ha dormido.

El problema es que también presencia una escena en que James juega con gran habilidad con unas serpientes de cascabel a las que finalmente mata sin contemplaciones, como concesión a su crueldad.

Jesse tiene problemas. Su banda se ha disuelto, la causa confederada está siendo rápidamente olvidada, y los hombres del gobernador quieren matarlo para cobrar la recompensa. La cinta sugiere que Jesse James se dejó matar por Robert Ford, para adelantar su propia e inevitable muerte. El peso de la leyenda destruiría al propio Robert Ford.

El película es magnífica en todos sus aspectos técnicos, pero pasó por los cines del mundo sin pena ni gloria.

No hay comentarios:

Publicar un comentario