domingo, 30 de enero de 2011

Los intocables de La India.


Lo llamaremos Amrutbhai. Es, supuestamente, un hombre de la casta brahman, una de las más altas del sistema de castas de La India, y está profundamente enojado. Un intocable exige que los miembros de su execrable casta puedan usar el nuevo pozo, volviendo impura con su contacto el agua. Y eso no es todo. Qué va. También se ha comprado tierras en las afueras de la aldea.


Así que Amrutbhai hace lo más lógico que se puede hacer con los intocables que no saben cuál es su sitio en la sociedad hindú: reune a unos colegas de la misma casta, quema las tierras del intocable, le pega al tipo una paliza de las que hacen historia, y violan delante de él a su hija mayor.


Esto puede parecer exagerado para un país de economía emergente como La India, que envía satélites de comunicaciones al espacio, pero no lo es en absoluto. En La India, la Constitución de 1947 ha abolido el sistema de castas, pero los hindúes de las zonas rurales no saben leer. Y mucho menos comprender en qué les concierne la Constitución.


Una leyenda nos habla de Manu, un ser primordial, del que proceden todos los clanes socielas o varna. De la boca surgen los brahmanes (sacerdotes y profesores); de los brazos surgen los kshatriya (soldados y gobernantes); de los muslos surgen los vaysia (mercaderes y tenderos); de los pies surgen los sudra (campesinos). Los intocables no proceden de Manu, por lo que son impuros y están abocados a hacer los trabajos más sucios de la sociedad india. Son sepultureros, limpian letrinas a mano o se ocupan de trabajos en los que se entra en contacto con la sangre y los fluidos.


Me encuentro con un sacerdote lamado Chitta a orillas del Ganges. Le pido que me hable más detenidamente sobre el sistema de castas: "El libro de Manu nos dice de qué debemos alimentarnos, con quién es lícito contraer matrimonio, cómo ganarse la vida y cómo tienes que relacionarte con los miembros de las demás castas".


"¿Sabe que yo no puedo comer cebollas ni patatas porque crecen debajo de la tierra? Son un alimento impuro. Además, mi abuelo fue amonestado por relacionarse con Mahatma Ghandi, un vaysia."


Curiosamente, el Ghandi que tanto detesta Chitta fue uno de los mayores defensores del sistema de castas, porque nunca renunció a él. "Pitachi (Papaíto) Ghandi es uno de los hombres peores comprendidos por los occidentales. Luchó con métodos de desobediencia civil contra los ingleses. Pero preservó la ortodoxía del Libro de Manu", me explica un activista intocable de los derechos humanos.


Ghandi socavó las inciativas del gran cruzado del siglo XX de los derechos de los intocables: Bhimrao Ramji Ambedkar. Este hombre fundó el primer partido político integrado exclusivamente por intocables.


Ambedkar naciço en 1891 como miembro de la subcasta mahar. Fue un estudiante brillante que obtuvo sendos doctorados en la Universidad Columbia de Nueva York y el Londos School of Echonomics.


En 1923 regresa a La India y hace mitines por todo el país donde quema ejemplares del Libro de Manu y aboga por la destrucción de las bases ideológicas religiosas de la sociedad civil india. Ghandi, un vaysia, se opone mediante un ayuno "hasta la muerte". A medida que va debilitándose Pitachi Ghandi, Admbedkar cede, a pesar que cuenta con el apoyo de los sahibs británicos.


Su enfrentamiento con Ghandi llevó al cruzado de los derechos de los intocables a renegar de un hinduismo donde no encontraba su lugar. En 1956 Ambedkar se convirtió al budismo. Miles de intocables siguieron su ejemplo. Podría haber salido bien, para variar. Lo digo, porque Ambedkar murió dos meses después de su conversión y su gran movimiento de masas quedó en nada.

No hay comentarios:

Publicar un comentario