domingo, 17 de abril de 2011

El cráneo de Dmanisi.





CRÁNEO DE HOMO ERECTUS (izquierda) Y CRÁNEO DE HOMO HÁBILIS (derecha).


Dmanisi siempre ha estado en la encrucijada de mundos diferentes. Esta población de Georgia ha sido una de las paradas de Asia Central de la Ruta de la Seda. Ahora ha saltado a la palestra por ser el primer lugar fuera de África donde se han encontrado restos de humanos prehistóricos.

La noticia que ha sorprendido a los paleoantropólogos es que estos seres no eran Homo Erectus. El arco superciliar parece demasiado fino, casi no tenía nariz y un mordisco con esos caninos te hubiera arrancado la mano.

Los rasgos de este homínido son mas bien de Homo Hábilis. Homo Erectus era un homínido alto, caminaba a grandes zancadas y tenía un cráneo voluminoso. Homo Hábilis, por el contrario, tenía las piernas cortas y los brazos largos. Los utensilios de Homo Hábilis encontrados en África nos dicen que esta especie sólo vivía cerca de las fuentes regulares de agua. No parecen unos ancestros que migren.

Otra pieza del anigma es la industria lítica encontrada en la zona. Los Homo Erectus utilizaban hachas de mano con la que despedazaban a los animales. El aporte de carne en la dieta ayudó a desarrollar sus cerebros y volverlos musculosos. Pero las herramientas encontradas de Dmanisi nos indican que los Homo Hábilis del yacimiento sólo utilizaban readeras y choppers. Eran carroñeros.

Los paleoantrópologos creen que se trató de Homo Erectus que viajaron al este (Java, sur de China) y sufrieron una especie de involión tecnológica. Se sabe que los Homo Erectus de estos lugares fueron incapaces, una vez allí, de construir hachas de mano. O quizá se trate del eslabón evolutivo entre Homo Hábilis y Homo Erectus. No se sabe. Los restos de seis homínidos no dan más de sí.

No hay comentarios:

Publicar un comentario