martes, 24 de mayo de 2011

Los inicios de la civilización.




Adán vivía feliz como cazador y recolector en un mundo donde se suponía que, en última instancia, era el depredador más peligroso. Hasta que su mujer, Eva, le preguntó: ¿Por qué no aprendemos a producir frutas y cereales? Y se acabó lo bueno, porque Adán tuvo que comprobar que las cosas en el clan prehistórico donde vivía ya no eran de todos, sino que nacía la propiedad privada, y que de repente, tenían que trabajar más y acatar las órdenes del jefe, que por cierto, ya no era el mejor cazador, sino quien más objetos de propiedad privada poseía.





Ahora, hablemos en serio. Un arqueólogo del siglo XX, Gordon V. Childe, propuso que el aumento de las temperaturas al final de la Era Glacial pudo estar en el origen de la agricultura. Al poder producir excedentes de alimentos, los hombres del Neolítico Natufiense tuvieron que organizarse, no solo para almacenarla, y para producir más, lo que llevó a la jerarquización social y a la aparición de una religiosidad basada en el simbolismo y el rito.





Schmidt, un arqueólogo europeo, está excavando el primer complejo monumental en Göbekli Tepe, Turquía, datado en 8100 a de C. Según este experto, las afirmaciones de Childe deben mantenerse en cuarentena. Schmidt afirma que Göbekli Tepe está en medio de ninguna parte, sin ninguna fuente de agua cerca. ¿Para qué un grupo de cazadores y recolectores se iban a reunir y construir algo así? Afirma que los cambios religiosos llevaron a los Natufienses a asentarse y producir alimentos para alimetar a las castas de sacerdotes y artesanos especializados que vivían en Göbekli Tepe.





Para más inri, Turquía en 8100 a de C estaba en medio de una pequeña miniglaciación, que volvió más árido el terreno. ¿Quizá los hombres del Creciente Fértil se asentaron en aldeas de varios cientos de habitantes, allí donde las condiciones permitían alimentar al suficiente número de guerreros, para defender las fuentes de alimento?





Quizá en Göbekli Tepe el cambio haya sido provocado por alguna especie de líder religiosos, y en otras regiones, simplemente haya sido la necesidad de roganizarse para tener algo que hacer con los excedentes de comida. Quizá no haya existido un Neolítico común, sino uno abocado a cada pequeña comunidad, y el resultado de la experiencia fue, en todos los casos, el mismo: la civilización compleja.


No hay comentarios:

Publicar un comentario