miércoles, 15 de junio de 2011

GRIZZLIE MAN. Un documental de Werner Herzog.


Herzog es un director alemán, afincado en los Estados Unidos. Ha trabajado con el actor Klaus Kinski, en una relación compleja de admiración - odio. Admiración porque Kinski era el actor fetiche de Herzog. Lo llamó para que actuara en proyectos como Fitzcarraldo y Aguirre, la cólera de Dios. Odio porque los desencuentros de Kinski le llevaron a un tipo tan pacífico como Herzog a apuntarle con una pistola cuando, tras una acalorada discusión, el actor se disponía a abandonar el tramo del Amazonas que servía de set de rodaje de Aguirre, la cólera de Dios. En Fitzcarraldo, los desplantes y exabruptos de Kinski fueron tales que los jíbaros que hacían de extras en la cinta le propusieron a Herzog "hacer desaparecer por las malas el problema". Herzog dijo que se lo pensaría, y seguramente se lo pensó.
Otra faceta de Herzog es la de autor de documentales. Es el director de cintas como "Grito de piedra", "Bolsa de plástico" y otras. Dedicaré esta entrada a hablar de una cinta de 2006, "Grizzlie man".
Treadwell fue un controvertido científico. De adolescente tuvo malas compañias y acometió estupideces como fumar marihuana dentro de la casa de sus padres. Estaba en buena forma física porque era uno de los campeones del equipo de natación del instituto.
El disconformismo con una sociedad humana con la que no se sentía capaz de seguir sus normas, le hizo querer identificarse con los osos rizzlies de Alaska hasta el punto de personificarlos en sus documentales. Quería ser un oso. No comprendía las matanzas selectivas para controlar la situación. Los responsables del Servicio de Caza y Pesca de los Estados Unidos dan licencias para matar 160 osos todos los años.
En las cintas grabadas por el propio Treadwell se le ve entusiasmado porque un aguacero ha destrozado su tienda, protestar contra el Servicio de Parques Nacionales - a los que veía como intrusos en su relación con los plantígrados- y comparar las luchas por el derecho a aparearse de los machos con na pelea de bar a causa de una chica guapa.
Quería proteger a los osos y creó una fundación para ello. Daba clases sobre su pasión de forma gratuita a los niños. Todo muy loable. Pero quería ser aceptado en la sociedad de los osos, y en eso, lógicamente, fracasó.
Treadwell y una colaboradora murieron devorados por un oso conflictivo. Habían alargado la temporada de estudio más allá de lo recomendable. Los osos familiarizados con Treadwell estaban hibernando y habían sido sustituidos por osos inadaptados, reintroducidos tras un encuentro inadecuado con los humanos. Hay una cinta sonora del ataque. Pudieron haber imágenes pero la tapa de la lente estaba cerrada.
Los osos nunca se enteraron de la desesperación de Treadwell por ser aceptado por ellos, él que había aceptado sus reglas.
El conservador de un museo de nativos americanos de la zona dice al respecto de esta necesidad, ese deseo: "Nosotros tenemos un profundo conocimiento de la naturaleza. Ella decide quiénes somos. Pero no somos los animales que veneramos. Hay una barrera establecida hace 7000 años y no está ahí por casualidad."




No hay comentarios:

Publicar un comentario