miércoles, 15 de febrero de 2012

"Tierra y libertad". La debacle del POUM.



Se me ha calentado la boca con esto de los filmes sobre la guerra civil, bando republicano, y traigo esta pequeña joya, correcta en casi todo, del director británico Ken Loach.




1937. Europa parece en la tesitura que si ignora los diferentes conatos de totalitarismo que van surgiendo, las cosas volverán a la mesura. David, un joven maestro inglés, no opina lo mismo, y decide enrolarse en las Brigadas Internacionales para luchar por su cuenta y rienso contra los nacionales en el frente de Aragón.




Veremos los problemas que acuciaban a estas unidades como las armas en mal estado, los oficiales prisioneros que no hablan con sus captores porque los consideran "inferiores socialmente" y la retirada de las mujeres de los puestos de combate ante una inminente copia de la filosofía social de guerra de Gran Bretaña.
La miliciana interpretada por la directora y actriz Iciar Bollaín lo dice en un momento de la película: "Se acabó. Puedo conducir un camión o cocinar para vosotros, pero no luchar".




Hay una escena que lastra la película, pero que por lo visto, interesa sobremanera a los espectadores británicos: la de la colectivización de una aldea tras despejar de sus calles a los nacionales. Interminable. Lastra el filme.




Otra cosa muy característica de las Brigadas Nacionales son las disputas ideológicas. David empieza muy ilusionado su contienda, pero la termina desencantado y leno de amargura por la utilización ideológica del conflicto por parte de otros totalitaristas encubiertos: los agentes de Stalin.

Ver trailer:
https://www.youtube.com/watch?v=VKCOkm5wA48



No hay comentarios:

Publicar un comentario