jueves, 17 de mayo de 2012

Los primeros corresponsales de guerra.

La primera guerra a la que fueron invitados periodistas a relatar las vicisitudes del combate fue la guerra de Crimea, aunque para ver a estos pioneros en todo su esplendor hay que avanzar algunos años en el tiempo y plantarse en la Guerra de Secesión.
Por esta época las cámaras no eran baratas por lo que se les pidió a hombres - nunca mujeres- con especial habilidad con el dibujo que se unieran a las tropas. Era un trabajo peligroso porque la comida era mala, las presiones de la censura muchas, y el riesgo de morir o quedar malherido bastante elevado.
Un corresponsal de guerra de este periodo llamado Theodore Davis expresaba así las cualidades que se necesitaban en este campo del periodismo en ciernes. "Una total indiferencia hacia la seguridad y comodidad propias, ser dado a pasar la noche en vela cual mochuelo y vigilar durante el día cuan halcón, mantenerse con exiguo sustento, prestarse a cabalgar cuantas millas fuese necesario para esbozar un solo dibujo, que bien pudiera tener que rematarse de madrugada sin más luz que la lumbre".
A veces las cualidades para el dibujo llevaba a estos hombres a acercarse más de la cuenta a las posiciones confederadas. D.H. Strother fue arrestado por espionaje por esta razón. Theodore Davis hizo una incursión en los estados del Sur mal planificada - porque se trataba de un civil, no de un experto en táctica-. Acabó detenido por espionaje en 1861. Otro de estos pioneros, James R. O´Neill fua apresado y asesinado por un grupo de guerrilleros sanguinarios a las órdenes de Quantrill. Este era una especie de asesino que depredaba sobre todos los civiles que simpatizaban con la Unión y se ponían a su alcance.
Destaco aquí uno de estos dibujantes de guerra llamado Edwin Forbes. éste se dedico a hacer esbozos de la vida cotidiana de los soldados unionistas. Los mostraba leyendo, echando cabezadas, practicando deporte, limpiando los correajes de sus monturas y relacionándose entre ellos.
Otro destacado ilustrador de la guerra de Secesión es Homer Winslow, que más tarde sería uno de los pintores de marinas más destacados de Massachussets. Estuvo presente durante el ataque fallido de 1862 contra Richmond, la capital de la Confederación.
Frank Vetezzelly ya había estado presente en las luchas por la unificación italiana. Estuvo haciendo dibujos durante los prolegómenos de la batalla de Bull Run, una derrota para los soldados de la Unión. Vitezelly escribió sobre los bocetos de la vergonzosa retirada: "A las cinco y media las tropas federales se retiraban a marchas forzadas, hostigada en diversos puntos por la caballería de montura negra de Virginia. El verbo retirarse no hace justicia a tan vergonzosa huída en desbandada(...) Los soldados, presas del terror, se desembarazaron de armas y avíos y en tropel se movían cual rebaño de ovejas acuciadas por el pánico, escapando sin orden ni concierto (...) Hombres heridos perecieron bajo las ruedas de los pesados carros, que huían por la carretera a toda velocidad. Carruajes ligeros en los que viajaban diputados del Congreso volcaron o quedaron hechos pedazos en la horrible confusión del pánico que reinaba".

No hay comentarios:

Publicar un comentario