jueves, 14 de marzo de 2013

Amistad (1997), de Steven Spielberg.

Las películas de Hollywood tienden a mostrar la esclavitud y las luchas abolicionistas como si surgieran de la nada. Vemos a unos esclavos negros cristianos, que han asumido la cultura europea, y que parecen haber permanecido en ese estado desde siempre.
"Amistad" es una cinta que nos muestra el origen del problema. Colonizar el Nuevo Mundo no fue una tarea fácil. Como en el caso de las encomiendas españolas, había escasa mano de obra cualificada y las penalidades y el trabajo duro asustaban a muchos colonos. Tampoco se entendía emigrar como prosperar en el transcurso de varias generaciones.
"Amistad" nos muestra como un grupo de esclavos se hacen con el control de la goleta negrera La Amistad, capitaneados por el mende Cinqué (Djimon Hounsou), en 1839. El desconocimiento de lo grande que es el mar y de la tecnología del hombre blanco hacen que los dos tripulantes supervivientes los engañen y el negrero sea interceptado por una nave de guerra de los Estados Unidos.
Spielberg nos quiere vender la película como un alegato antiesclavista, cosa que no es, ya que la idea de prescindir de los esclavos no estaba madura en el periodo que va desde 1839 y 1842. La cuestión judicial que trata el abogado de los amotinados negros es si han nacido en Cuba, y son legalmente propiedad del estado español, o si han sido capturados en África, y por lo tanto son una mercancia ilegal. La trata exterior estaba prohíbida desde 1808, justo en el momento en que las desmontadoras de algodón entran en escena. Además, en 1840, ya había en los Estados Unidos los suficientes blancos desesperados para aceptar trabajos realizados por los esclavos negros.
Los españoles, como villanos, son poco creíbles. Isabel II, como todas las adolescentes del mundo, no podía tomar decisiones políticas, o, como en este caso, judiciales. La regente Maria Cristina y el general Espartero habrían sido unos contrincantes más creíbles.
Cinqué regresó a Liberia y se convirtió en cazador de esclavos. Spielberg nos roba ese dato, quizá porque en una película, los personajes tienen que ser de una pieza, y la corrupción que supusieron los fusiles de segunda mano y la ginebra, así como la existencia de culturas esclavistas negras como Dahomey, nos habrían hecho sentirnos engañados.

https://www.youtube.com/watch?v=nySCIMhdJ5c

No hay comentarios:

Publicar un comentario