lunes, 7 de octubre de 2013

Las brujas de Zugarramurdi; un acercamiento de Alex de la Iglesia a los roles de género.

En primer lugar he de decir que por alguna extraña cuestión tecnológica mi ordenador no me ayuda a incluir fotografías en este servidor.
En segundo lugar, la última cinta de Alex de la Iglesia es hilarante. El cine estaba lleno, y eso, en los tiempos que corren no tiene precio.
Unos amigos desorientados, perdidos en relaciones de pareja abusivas o desproporcionadas, deciden cometer el acto simbólico de robar en un establecimiento de Compra de Oro un botín de anillos de compromiso usados.
Huyen en un taxi hacia Francia, pero se quedan atrapados en Zugarramurdi, una localidad guipuzcoana fronteriza. Uno de ellos, el cabecilla, interpretado por Hugo Silva, lleva consigo a su hijo, porque no se le ocurre nada mejor para mantener una relación con él.
El niño resulta ser el Elegido, el personaje que da sentido a la existencia de un coven de brujas feministoides. Ahora el compromiso es salir todos allí con todas las partes del cuerpo intactas, y con algo más, Eva, una bruja dispuesta a traicionar a las suyas por amor.
La comedia funciona. Parece que se mofa de los roles de genero tradicionales. Tíos desorientados y conscientes de que en las relaciones de pareja no tendrán jamás el poder; mujeres resentidas, que solo pactan con lo que ellas creen que son los valores tradicionales femeninos, y no son mas que una copia de los peores esquemas masculinos. Eva (Carolina Bang) obligada a usar su cuerpo como arma, y que aspira a algo más, algo mejor, que la complete como mujer y no como hembra.
Solo por las risas vale la pena.

No hay comentarios:

Publicar un comentario