lunes, 9 de diciembre de 2013

Atapuerca guarda el ADN más antiguo.

El genoma de un individuo que vivió hace 400.000 años revela un parentesco inesperado con humanos de Siberia.

El equipo de los doctores Arsuaga y Carbonell, principales responsables de las excavaciones de la Sierra de Atapuerca (Burgos) vuelven a estar a la cabeza de la paleoantropogía. Analizando dos gramos de un femur humano encontraron que su ADN estaba relacionado con los misteriosos denivanos, una presunta raza de homínidos encontrada en una cueva de Siberia.
Los expertos en genética del Instituto Max Planck de Alemania han logrado obtener la secuencia casi completa de sus genes, lo que evidencia que el clan asentado en Atapuerca no tiene parentesco con los hombres de Nanderthal, como era previsible, sino con una remota población de los montes Altai, en Siberia.
Todavía en pronto para establecer conclusiones definitivas pero ya hay cuatro hipótesis, que son:

  1. Los humanos de hace 400.000 años tenían un ancestro común con los denisovanos, y ese antepasado no tenía ningún tipo de parentesco con los neandertales.
  2. Los clanes de Atapuerca están tan relacionados con los neandertales como con los denisovanos.
  3. Bermudez de Castro opina que el Homo Antecessor (800.000 a p) pasó su ADN  a los denisovanos.
  4. Hubo un flujo migratorio y lo que ven los genetistas es el resultado del mestizaje entre los linajes de Atapuerca y Gran Dolina y un clan denisovano.
Seguiremos informando.

No hay comentarios:

Publicar un comentario