lunes, 5 de mayo de 2014

Iqer, la momia del soldado.

Iqer luchó duranteu una guerra entre el gobernador de Tebas, señor del Bajo Egipto contra  los gobernantes del delta. Luchó en el bando ganador, a pesar de ser un mercenario de rasgos negroides, y su premio fue la integración en la sociedad egipcia. Es por esto, que tuvo derecho a ser momificado y a una tumba.
Iqer significa "el Excelente" en el egipcio antiguo. Su tumba apareció por casualidad, junto a la momia femenina de unos 50 años llamada "Valentina". Aunque su sarcófago de madera fue pintado a toda prisa - se ven los churretones de pintura roja-, los artesanos de Dra Abú el Naga tuvieron la cortesía de romper sus flechas de madera de acacia y tamarisco. Las fuerzas malignas del más allá no tendrían ocasión de utilizarlas contra el guerrero difunto. Una serpiente en una inscripción de la tumba que sugiere el fonema "F" parece decapitada, por la misma razón.
Además de las cinco flechas de 82 cm, en la tumba se depositaron dos arcos de 1,52 metros y sus astones de mando. Sería Iqer, con toda seguridad, un oficial.
La tumba ha aparecido durante las excavaciones de la tumba de Djehuty. El noble de la época de Hatshepsut sin duda quería asociarse con la tumba del oficial nubio muerto porque apreciaba los logros del faraón que había reunificado Egipto.

No hay comentarios:

Publicar un comentario