sábado, 27 de septiembre de 2014

Dos cuestiones sobre los guerreros vikingos aclaradas.

No tengo solución. Me han dicho que escriba en este blog algo que la gente no encuentre en otra parte. Pero da la casualidad que sí algo sé es de historia, así que he pensado que los guerreros vikingos - termino que procede del verbo escandinavo "vikingr", merodear - no pasan de moda.
Los berserkers son uno de los más famosos mitos del mundo vikingo. Son guerreros que luchan semidesnudos,  con pieles de oso o de lobo, bajo el efecto de drogas alicinógenas, con un estado tal de furia que muerden y astillan la madera de sus escudos.
La Wikipedia - lo podéis comprobar - dice que en la Escandinavia medieval se solía mezclar la cerveza con beleño negro, lo que da una sensación de ingravidez, de flotar. Los ácidos lisérgicos de las setas que consumían en sus ritos iniciáticos en honor a Odín les hacían inmunes al dolor, al cansancio y al frío del agua marina. De hecho, muchos se ahogaron por calcular mal la distancia a la playa y tirarse del drakkar - en escandinavo, dragón - antes de tiempo. O por no notar los primeros síntomas de una hipotermia.
Anders Winroth, un historiador de la Universidad de Yale, pone en duda esto: "En todos los ejércitos hay personas que son buenos combatientes por su capacidad de intimidar a al enemigo con demostraciones de fuerza desadaptadas, o porque relativizan el hecho de que les puedan hacer daño. A la mayoría de los guerreros vikingos no se les ocurriría ponerse en un muro de escudos si no estaban en plenas facultades cognitivas y sensoriales".

Otro mito que quiero desmentir en este portal, del que el lector que me sigue ni siquiera habrá oído hablar es el de una tortura o forma de ejecuciñon llamada el Aguila de Sangre. Sonsistia en abrir una apertura en la espalda del condenado en forma de águila con las alas desplegadas, quebrar vértebrar, abrir la caja torácica y extraer por ella los pulmones a trozos.
Segun Winroth: "Nadie es así de bestia. Todo esto viene de las sagas escáldicas de varios siglos después. Los guerreros permanecían dedicados a sus asuntos, como el de hacer inventario del botín y cobrar los rescates varios días, cerca de los campos de batalla. Observaban a las águilas devorar los cadáveres, especialmente los que habían caído boca abajo. A los bardos escáldicos todo esto les pareció soso y aburrido y se inventaron lo del Águila de Sangre".

PARA VER:

(Documental sobre técnicas de lucha con hacha o francisca en la época de la lucha de los vikingos contra los sajones)
https://www.youtube.com/watch?v=9xcmmj0LETg&index=1&list=PL05C29F3E48135333

No hay comentarios:

Publicar un comentario