jueves, 20 de noviembre de 2014

EL HUSAR (1983)

Esta es la primera novela de Arturo Pérez Reverte, y es casi desconocida. Toda ella gira en torno a Glüntz, un soldado de caballería napoleónico, perdido en las hostiles batallas por el control de España tras la batalla de la Bailén. Es una época a la que Reverte suele prestar especial atención en sus novelas, quizá porque dice por ahí que un antepasado suyo luchó en Waterloo.
Glüntz sueña con la gloria de la carga de caballería: los pendones de la unidad ondeando al viento, los cascos de los caballos machacando el suelo, el filo reluciente de los sables buscando la carne del enemigo... En fin; toda esa basura romántica a la que Tennyson, el poeta británico, dedicó un puema, pero sin cañones rusos por medio.(La carga de la brigada ligera)
Pasa la noche anterior  a la batalla mientras imagina con morosa expectación el combate. Por el día tienen lugar varias escaramuzas con los guerrilleros y finalmente acontece la carga, sin el final apetecido.

Ventajas del libro:

Reverte ha sido corresponsal de guerra, por lo que sabe cómo se comportan los combatientes antes del conbate y durante el mismo. También indica los resultados irreversibles de las acciones militares, así que por ese lado podemos garantizar realismo.
Glüntz no termina su carga.

Curiosidad:

Hace ya algunos años el Imperial War Museum de Londres organizó una exposición sobre el papel de los animales en la guerra. En una de las vitrinas se mostraba una maza destinada a romper el cráneo de los caballos heridos. Lo tenía que hacer el husar, porque los vínculos entre montura y jinete eran muy profundos..



No hay comentarios:

Publicar un comentario