jueves, 20 de noviembre de 2014

EL MAESTRO DE ESGRIMA.

Cuando compré esta novela pensé que se trataba de una novela de Dumas, con sus lances de espadachines, remozada al gusto de 1992. Me equivoqué.
EL MAESTRO DE ESGRIMA comienza como todas las novelas costumbristas del siglo XIX. Un señor, entrado en los primeros compases de la vejez, se dedica a dar clases de espada a jóvenes de buena familia. Terminadas las clases, va con sus amigos, unos perdedores como él al Café El Progreso, a escucharlos hablar de política. Él no dice ni mú. A dos Jaime de Asparloa la Historia le pasa por encima. Es un asunto sucio que nada tiene que ver con él.
Aparecerá una dama llamada Adela de Otero en su vida y le ofrecerá dinero para aprender una estocada. Dadas las reticencias de Astarloa ante lo que parece una frivolidad más de una dama desocupada, se embarcará en una relación en la que nada es lo que parece.

  1. Puntos de interés de la novela:
La esgrima. Los legos no nos enteraremos de nada de lo que sucede durante los lances pero podremos apreciar que es un arte antiguo, y, en cierto modo, un poquitín elitista.
Astarloa enseña unos modos y unos códigos relacionados con la "hombría de espada" que desaparecen en 1868 ante la democratizadora popularización de las armas de fuego fabricadas en serie. "Dios creo a todos los hombres a su imagen y semejanza pero Samuel Colt los hizo iguales"

La Historia: 1868 es el año del derrocamiento de Isabel II, y en esta novela hay mucha información sobre eso. Es el principal tema de conversación de los compañeros de tertulia de don Jaime de Astarloa.
Presenciaremos paso a paso como el Gobierno cede ante la llegada de Prim desde su exilio en Inglaterra.

Para ver:
El trailer:
https://www.youtube.com/watch?v=nLBY02rPc1A 

No hay comentarios:

Publicar un comentario