miércoles, 11 de febrero de 2015

BRAVEHEART. Mel Gibson se vuelve coherente.

Esta es la mejor película histórica rodada por Mel Gibson. Todo lo que cuenta es mentira, pero es una mentira creíble. William Wallace es un campesino libre que a principios del siglo XIV lidera una rebelión contra Eduardo I de Inglaterra, conocido también por el apodo de Longhanks (El Zanquilargo). Apoyado por los campesinos y el príncipe Robert Bruce, pero traicionado por los nobles escoceses, derrotará a la caballería pesada inglesa en Stirling Bridge, será derrotado en Falkirk, y ejecutado en 1305, el mismo dia en que muere Eduardo I.
Aquí viene la parte en que el bueno de Jose Félix os turra con datos históricos que lo mas seguro es que no queráis saber y os estropea la pelicula.

Para ver:
Arenga de Wallace antes de la batalla de Stirling. Está sacada de una obra de Shakespeare y traducida al inglés moderno.

https://www.youtube.com/watch?v=KHpID-8RtKI 


William era el hijo segundo de Malcoln Wallace, un noble segundón de origen galés. Iba destinado a ser clérigo, pero el asesinato del padre a manos de los ingleses lo lleva a una abierta hostilidad contra ellos.

En la película vemos que el campesino libre Wallace no quiere problemas con las autoridades invasoras, pero el derecho de pernada impuesto por Eduardo I y la desconfianza del posible suegro hacen que mantenga su relación con Murron en secreto. La ejecución de ésta por culpa de un lascivo hombre de armas inglés a manos del señor obligan a Wallace a organizar la rebelión de todo su clan.
Sería una buena historia. Pero la esposa de Wallace se llamaba Marion. Es comprensible que los guionistas alteraran el nombre. No estamos viendo una película sobre Robin Hood; esta historia es más compleja. Marion fue ejecutada en 1297 por el sheriff de la zona a causa de la actividad subversiva de su marido. No es causa sino consecuencia.

El vestuario de los campesinos escoceses no es realista. La costumbre de pintarse la cara de azul estaba en desuso desde la Alta Edad Media y la de usar kilt y tartán no llegaría hasta el siglo XVIII. Supongo que esta indumentaria fue incluída por qué si no no nos creeríamos que los personajes tienen nada que ver con Escocia.

La batalla de Stirling Bridge no sucedió tal y como nos la cuenta el filme. Se parece más a las batallas de Crecy y Azincourt del siglo siguiente. Los escoceses ganaron esa batalla debido a que entre ellos y las tropas inglesas había un puñetero puente que desorganizó al ejército invasor por su estrechez.

En la Primera Guerra de Independencia escocesa los nobles apoyaron a Wallace y al pretendiente al trono Robert Bruce. Las crónicas sobre nobles escoceses traidores se escribieron durante la Guerra de las Dos Rosas por cronistas que deseaban criticar la actitud repiñadora de las camarillas que optaban por poner su candidato York o Lancaster en el trono británico. En Falkirk, Wallace fue herido en la garganta por una flecha, no en el pecho. Se recuperó.
Los irlandeses eran usados como carne de cañón por los ingleses pero en esa batalla no se cambiaron de bando.

En la cinta la princesa Isabel, hija del rey de Francia, cruza el Canal de la Mancha para casarse con Eduardo II, el débil y amanerado hijo de Longshanks. Tanto Eduardo I como Wallace habían muerto para entonces.

Walace y Eduardo I murieron con dos años de diferencia. Wallace fue ejecutado de la forma sádica en la que a Gibson le gusta tanto regodearse en sus películas, en 1305. Eduardo I murió en 1307.

No hay comentarios:

Publicar un comentario