miércoles, 25 de febrero de 2015

Los visitantes, otra serie sobre viajeros del tiempo.

Esta serie me llegó al alma. El siglo XXIV es pacífico. Las personas viven en paz, las gallinas se han extinguido, la gente se baña desnuda y habla con los delfines, pero también usan pelucas, porque consideran una falta de pudor mostrar la calva.
Pero en este mundo idílico, controlado por un ordenador central, este comunica a un comité de científicos que un meteorito va a impactar contra la Tierra y devastar una buena porción del planeta. La gente se asusta hasta que Filip, un historiador, se acuerda de un premio Nobel del siglo XXI, Adam Bernou, checoslovaco. Este recordó, antes de recibir el Nobel, que de pequeñito redactó en un cuaderno una fórmula capaz de desplazar masas continentales completas.
Así que Filip, Karas, Noll y Katharina viajan hasta 1985 para hacerse con esos cuadernos. La idea principal es cogerlos durante un incendio en la casa del joven Bernou. Desgraciadamente, el Ordenador Central no está muy puesto en Historia, y no pueden realizar la misión porque les han entregado uniformes de bombero de 2085.
Los científicos tratarán de amoldarse a vivir en un pueblecito del bloque soviético de finales del siglo XX, con sus aparatejos, y sin tratar de llamar la atención. Tarea difícil porque les pasan cosas como encender todas las luces del pueblo tratando de comunicarse con una especie de antena con sus jefes. Harán amistad con Drihilich, un anciano apartado de todo. Descubrirán que la famosa fórmula del futuro físico del siglo XXI no es más que una elucubración infantil.
Cuando los cuatro viajeros consideran que permanecer en el siglo XX es una perdida de tiempo, Drihilich se bajará en una carretera de su bicicleta para despedir a sus extraños amigos. Es el único que saben quiénes son realmente y es lo suficientemente abierta de miras para aceptarlo. El turismo que debía matarle pasa de largo y la gente de Filip decide llevarlo con ellos. Será Drihilich el que arregle el ordenador central para que este desvela que se ha equivocado con los cálculos y que la expedición científica al siglo XX ha sido innecesaria, puesto que el meteorito pasará de largo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario