miércoles, 25 de marzo de 2015

HAZAÑAS BÉLICAS.

En 1948 sólo habían transcurrido tres años desde el final de la Segunda Guerra Mundial (1939-1945), cuando nuevos temblores hacían temerse a ls ciudadanos europeos lo peor: los soviéticos bloqueaban Berlín, en respuesta a la decisión de las potencias occidentales de establecer una zona de gobierno federal en sus zonas de influencia, que según ellos vulneraba lo concertado en los acuerdos de Yalta y Postdam;en China, Mao Zedong inició la campaña de otoño que desmoronaría el ejécito nacionalista de Chang Kai Shehk, y que acabaría con su derrota total en 1950.
En España era una época de maquis asesinados a tiros "mientras intentaban escapar", de aislamiento internacional, de cartillas de racionamiento y represión. Una dura época de vencedores y vencidos. En este marco tan poco propicio, apareció ua colección de tebeos que bajo el título de EPISODIOS DE GUERRA y realizada por los hermanos Jesús, Adriano y Alejandro Blasco, narraba diversos episodios de la Segunda Guerra Mundial.
No lograron publicar mas que tres números. El primero se llamaba DUNKERKE. Aunque las viñetas eran de excelente factura no pasaban de ser una crónica de las campañas militares. Este fracaso fue el embrión precursor de una idea que prendió en la mente del dibujante y guionista barcelonés Guillermo Sánchez-Boix (1917-1961), que firmaba simplemente como Boixcar y que realizó la primera colección de Hazañas bélicas para la colección Toray.
En 1950 Estados Unidos reanudó conversaciones con la España franquista para convertirla en una aliada contra la nueva amenaza del comunismo. En 1950, las tropas norcoreanas cruzaron el Paralelo 38 y atacaron Seul, poniendo en fuga al presidente Rhee. Era el inicio de la Guerra de Corea, que tan magistralmente retrató Boixcar en sus cómics.
Boixcar ridiculizaba a los orientales en sus obras, ya fueran japoneses, vietnamitas, chinos o coreanos. También se ocupó de la primera Guerra de Indochina, pniéndose del lado de los soldados colonialistas franceses en las junglas y arrozales del sudeste asiático.
En la Segunda Guerra Mundial europea Boixcar da una imagen positiva de estadounidenses y británicos. También parece ser capaz de simpatizar con los alemanes, a los que jamás muestra como nazis sanguinarios. Boixcar mostraba unos soldados humanizados, preocupados por las consecuencias de sus acciones, incluso arrepentidos cuando estas perjudicaban a inocentes civiles.
El discurso anticomunista parece más propio de la necesidad de burlar la censura que de los sentimientos de Boixcar, que declaró ante sus colaboradores no ser fascista ni simpatizar con ellos. Tambie destaca por la documentación sobre armamento y uniformes de las campañas donde sitúa las aventuras de sus soldados.
Ya en pleno siglo XXI el dibujante y uionista Hernán Migoya ha sacado unos nuevos comics, NUEVAS HAZAÑAS BÉLICAS, ambientadas en la Segunda Guerra Mundial y en la Guera Civil Española y protagonizadas por soldados de origen español.
El episodio de la serie azul, dedicada a los nacionales, UNIDOS EN LA DIVISIÓN cuenta la historia de una monja violada en Toledo por los republicanos, a la que además le seccionan los pechos. Disfrazada de hombre se vengará del oficial responsable en las campañas rusas de la División Azul.
La serie roja está dedicada a los soldados republicanos. Uno de ellos ha perdido dos familias, una a manos de los fascistas en la rebelión obrera asturiana de 1934. La segunda, durante la ocupación francesa, a manos de los nazis. Pero como la monja fascista, la venganza será su leiv motiv. Y parece que la va a encontrar durante la entrevista de Hitler y Franco en la estación de Hendaya...

No hay comentarios:

Publicar un comentario