miércoles, 29 de abril de 2015

El marqués rebelde.

La travesía de "L´Hermione" que ha tardado en construirse 17 años y ha costado 25 millones de euros, recupera la fascinante figura de Lafayette.

Hizo reír a Maria Antonieta con su torpeza con los pasos de baile, fue amigo y confidente de George Washington, participó en la Primera Redacción de los Derechos del Hombre, luchó con los colonos americanos para expulsar a los casacas rojas de Norteamérica y conspiró sin éxito para evitar el envío de los "10.000 hijos de San Luis" a España en apoyo deFernando VII.
Lafayette había nacido en 1757 en Auvernia. A los 11 años fue enviado a París a educarse en un internado donde se empapó de ideas ilustradas. La Ilustración era un movimiento que ensalzaba la razón pese a los dogmas y la tradición. En París ocupó un puesto de oficial en el Cuerpo de Dragones de Luis XVI.
Francia había perdido en Norteamérica la Guerra de los Siete Años y estaba ansiosa por devolver el golpe, así que Lafayette y tros oficiales abandonaron su regimiento y se embarcaron clandestanamente para el Nuevo Mundo. En las Trece Colonias consiguió importantes victorias y un tratado de no beligerancia por parte de los indios hurones. Wshington lo nombró general y lo envió de vuelta a Francia en busca de tropas de refuerzo y fondos económicos.
Aquí es donde entra en escena L´Hermione, construida en el astillero naval de Rochefort en menos de seis meses, botada en 1778 y que trasladó con los nuevos reclutas y el dinero a Lafayette a los futuros Estados Unidos.
Las colonias se independizaron bajo un sistema admnistrativo federal, pero el gasto por humillar a Inglaterra había dejado las arcas francesas vacías.  El panorama era de bancarrota. Ya en plena revolución francesa Lafayette fue nombrado oficial principal de la Guardia Nacional, y como tal, acudió a Varennes, cuando fracasó la fuga al extranjero del rey Luís XVI para evitar que la familia real fuera linchada.
"Muchos líderes revolucionaros eran gentes resentidas. Tenía las ideas de la Ilustración pero estaban cabreados porque cuando la situación de Francia era respirable no se les había dejado publicar ni participar en los debates de los salones ilustrados. Lo suplieron con el uso de la guillotina indiscriminado. Layayette sí había tomado parte en esos debates, al igual que Necker, Madame de Stäel y Mirabeau. Por lo tanto eran partidarios de una monarquía Constucional", me explica el escritor Arturo Pérez Reverte, autor de la novela Hombres Buenos.
 En 1791 las masas asaltan las Tullerías a causa de la declaración de guerra por parte de una Coalición de naciones monarquicas. Lafayette comunica que el rey no está en las Tullerías. La chusma no le hace caso y casi destrozan el mobiliario de las estancias de la familia real, arrestada en el Temple. El marqués se ve obligado a disparar contra las masas.Al día siguiente dimitirá de su cargo. La Revolución está fuera de control y él no quiere tener nada que ver con lo que suceda. 
Perseguido por los jacobinos el marqués huirá del país a Austria donde será encarcelado por las autoridades. No será liberado hasta 1796, muerto el líder jacobino Robespierre, y sustituido por el Directorìo, un Consejo girondino más moderado.

L´Hermione, de 65 metros de eslora, es una reproducción de una fragata del siglo XVIII, famosa por ser la primera nave francesa en lucir la enseña tricolor, con los coloros rojo, blanco y azul, del emblema de la cuidad de París. Su reconstrucción se ha alargado 17 años; no solo se han respetado los procedimientos tradicionales - hasta los obenques y las jarcias están hechas a mano- sino que se ha aprovechado para restaurar los astilleros de Rochefort, inaugurados en el siglo XVII por Colbert, ministro de Luis XIV, el Rey Sol. La iniciativa ha costado 25 millones y se ha financiado con las visitas de turistas al astillero de época. Layayette tenía "un apetito canino de popularidad", en palabras de Jefferson, tercer presidente de los Estados Unidos. Donde esté, si es que está, seguro que se relame con la satisfacción del deber cumplido.

No hay comentarios:

Publicar un comentario