jueves, 30 de abril de 2015

LA CONSPIRACIÓN, un cinta de Robert Redford.

Siempre quise ver esta película sobre los juicios a los conspiradores que trataron de derrocar el gobierno de la Unión pocas semanas antes del final de la guerra de Secesión. De hecho, sus objetivos eran el presidente Lincoln -muerto de un tiro en la nuca en presencia de su esposa Mary Todd-, el Secretario de Estado Seward -salvado por la intervención de sus familiares- y del vicepresidente Andrew Jackson - Powell, el aspirante a magnicida sintió miedo y huyó-. Hoy lo he conseguido.
Aunque la película muestra en una rápida sucesión los dos ataques y el acecho al vicepresidente, está centrada en un personaje aparentemente secundario, la dueña de hostal y madre de uno de los conspiradores, Mary Surratt (interpretada por Robin Wrigth). Fue la primera mujer ahorcada en ls Estados Unidos por un delito federal de carácter político.
La cinta muestra su relación con el abogado y antiguo oficial de la Unión Frederick Aiken. Aiken ha luchado ontra los sudistas y tiene sus reservas en defender a una supuesta conspiradora confederada. Pro considera, junto con su jefe, que es una civil con derecho a un juicio justo, que el enjuiciamiento puede ser una trampa para atraer a su hijo, el espía confederado John Surratt Jr, huído a Canadá.
En la película vemos cosas como que las fotografías de Booth, el actor asesino de Lincoln, obraban en poder de Anna Surratt, la hija de la dueña de la pensión, porque estaba enamorada de él. Booth sedujo a muchas mujeres durante la guerra. O que el propio John Surratt Jr le dijo a su hermana que destruyera los daguerrotipos de Booth, porque del plan inicial de secuestrar a Lincoln se había pasado a uno más siniestro, con el que no quería tener nada que ver.

Nota turística:
La pensión de los Surratt se conserva en pié en Washington y es un edificio histórico. La taberna donde Powell solicitó a un tabernero alcohólico la entrega de unos prismáticos, unas carabinas y unas garrafas de whiskey, también. Lo hizo en presencia de Mary Surratt, y este fue el testimonio por el que fue ahorcada. Ella dijo siempre que estaba allí para cobrar una deuda, porque sus propios acreedores la estaban atosigando.
El teatro Ford ya no existe. El empresario teatral fue encarcelado solo por pasar por allí, junto con el hermano de Booth, el medico que le vendó el tobillo y algunos de los actores de la función "NUESTRO PRIMO AMERICANO". El presidente Andrew Jackson intentó convertirlo en un edificio de oficinas federal pero la remodelación fue una chapuza y se derrumbó matando a más de 25 personas.
El lugar donde Atzerotd, Mary Surratt, Herold y Powell fueron ahorcados es actualmente una pista de tenis, y,  por lo tanto, tampoco puede visitarse.

https://www.youtube.com/watch?v=X6LtNiTfCi4 

No hay comentarios:

Publicar un comentario