martes, 7 de abril de 2015

El Ministero del Tiempo y el lazarillo de Tormes.

Una de las funciones de la Patrulla del Tiempo es controlar los usuarios no autorizados de las puertas del Tiempo. Uno de ellos es un arrogante, corrupto y fugitivo político que ha encontrado en el siglo XVI una época donde poder abusar del poder a su antojo.
Mientras la Patrulla busca a esa joya de personaje Alonso de Entrerríos rescata de unos valentones a un cómico de la legua que resulta ser...!el Lazarillo de Tormes en persona! 

Unas notas sobre literatura...
Las novelas picarescas han existido desde siempre. El cómico romano Plauto escribió la Asinaria donde dos esclavos tratan de estafar a unos hombres libres con la venta de un asno. Luego estrenó Miles Gloriosus, sobre un oficial valentón y fanfarrón que es objeto de la burla de los propios dioses. A los críticos no les gustó una obra teatral donde los propios dioses del Olimpo se mezclaban con los mortales y se reían de sí mismos.
En la Edad Moderna aparecen las novelas picarescas en Europa. En España, Lázaro de Tormes, hijo de una lavandera amancebada con un negro, trata de medrar al servicio de distintos amos. Con el primero, un ciego, recibe golpes a porrillo. El segundo es un clérigo que le mata de hambre. El tercero es un hidalgo sin fortuna. Este lo compartiría todo con él, pero lo único que tiene es su hambre y su desesperación. El cuarto es un buldero, o vendedor de bulas. Un auténtico estafador. Cuando Lázaro encuentra por fin la estabilidad económica será a costa de casarse con una muchacha que le engaña con su protector, un párroco. A Lázaro no le importa. Bien ha visto para qué usan la honra los que presumen de ella.
El autor no firmó su obra porque sabía que su retrato de una Castilla donde los párrocos desfloran muchachas, los sacerdotes matan de hambre a sus criados, los tratantes de mulas también venden bulas, etc... no le harían ni pizca de gracia a la Inquisición. Plauto quería hacer reír pero el autor del Lazarillo es presumiblemente un erasmista que trata de mostrar el infierno tras lo que sus contemporáneos llaman honra de cristiano viejo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario