sábado, 16 de mayo de 2015

Voy a una recreación con armas medievales.

El Museo Arqueológico de Bilbao celebra hoy, junto con los demás museos de la ciudad, el Día de los Museos. La entrada es gratis en todos ellos, y en algunos hay actividades especiales. El Museo Arqueológico ha traído a unos forofos del mundo medieval que reconstruyen armas, armaduras y técnicas de combate de finales del siglo XII.
Hemos visto cómo se vestía un caballero de 1180 aproximadamente, y nos han explicado la panopla de armas que han traído con ellos. Son algunas de ellas:

EL ARCO:

Era un "long bow" o arco largo de madera de tejo. Los arqueros de la época de la Guerra de los Cien Años elegían esta madera porque resistía bien la humedad. Los arqueros mantenían las cuerdas engrasadas portándolas bajo el capacete o el casco, muy parecido al que llevarían los soldados británicos durante la Primera Guerra Mundial, al menos por el aspecto.
Un "long bow" democratizó la guerra al hacer posible que los campesinos de infantería pudieran traspasar las corazas de los caballeros franceses en batallas como Crecy (1348) o Agincourt (1415).

LA COTA DE MALLA:

Era un "hauberk" que llegaba hasta las rodillas, y la principal protección del guerrero. Pesaba 12 kilos, y había que contratar sirvietes para repasar las junturas. La tela sobre la cota se incorporó tras la Primera Cruzada, cuando los caballeros cristianos se dieron cuenta de que te abrasabas vivo bajo 12 kilos de aritos de metal.
Los caballeros caídos eran despojados de su cota porque era una protección carísima, aunque no tnto como la espada.

EL CABALLO DESTRERO:

Era un caballo entrenado específicamente para el combate. Usaba arneses y cotas especiales para caballos.

EL YELMO:

La protección para el rostro consistía en una cota de malla que protegía la boca, la dentadura y la nariz. El yelmo tenía que absorber parte del golpe de las mazas de los campesinos soldados de infantería. Por eso, pera que el cráneo no se abriera dentro del yelmo y esparciera dentro la sesera - muy posible - los herreros empezaron a fabricar yelmos con la parte craneal muy por encima del cráneo real.

LA MAZA:

Era el arma del soldado plebeyo de infantería. El campesino atacaba sobre todo a los caballeros desmontados. El punto vulnerable del caballero eran las piernas, así que empezaron a usar espinilleras para montar a caballo.
Generalmente, los contendientes trataban de desbaratar los medios de subsistencia del contrario,como los campos de cultivo y los pozos, pero no de una forma irreparable, porque a veces las tierras de los vencidos solía ser el premio.
Un caballero no atacaba a un soldado de infantería porque no había mérito ni honor en matar campesinos. Los caballeros enemigos tampoco solían morir, salvo como castigo por sus acciones o represalia, porque por un caballero muerta nadie pagaba rescate.


No hay comentarios:

Publicar un comentario