viernes, 11 de septiembre de 2015

Berger lo consigue; Aparece el Homo Nadeli.

Lee Berger es un paleoantropólogo que hasta hace unos pocos meses era el disidente de la especialidad. Mientras Richard Leakey y Johanson se habín labrado sus nombres excavando en el Gran Ritf, en África Oriental, Berger creía que el origen del género Homo había de ser rastreado en Sudáfrica.El país había vivido a mediados del siglo XX un auge de la paleoantropología. Pero desde hace 50 años no habían aparecido rastros de importancia. Hasta 2009.
Berger había encontrado en una formación rocosa llamada Malapa los restos de dos homínidos que llamó Astralopithecus Sediba, pero todo fue tan fugaz como los fuegos artificiales. Sediba no era un ancestro de Homo sapiens.
Berger lo tenía todo como científico: tenía el carisma, era un recaudador de fondos natos y capaz de explicar la cuestión mas abstrusa sobre los orígenes del hmbre a un público profano. Pero no tenía huesos espectaculares que respaldasen sus afirmaciones.
En 2014 unos espeleólogos estaban cartografiando la cueva de Star Rising, a 15 millas de Johannesburgo, cuando encontraron una sima con huesos de homínidos. Sacaron vídeos y fotografías, porque los dos eran amigos de Berger, y él les pagaba si le daban un soplo fieble sobre el paradero de restos.
Berger vió el material y mandó por Facebook un correo: quería gente con fomación académica, conocimientos de espeleología y de constitución flaca para colarse por una pequeña sima de la cueva y excavar los restos de unos 15 homínidos en turnos de dos horas. Berger recibió 60 solicitudes de mujeres, a las que llamo "exploradoras subterráneas".
Si hasta ahora todo lo que había entre los últimos Australopithecus Afariensis y los primeros Homo Erectus cabía en una caja de zapatos y todavía quedaba espacio para los zapatos, ahora Berger disponía de 160 dientes. Los molares tienen cinco puntas como los de Homo Sapiens, pero los premolares son simiescos. Las manos son como las nuestras pero los dedos estás curvados y adaptados a la vida arboricola. La pelvis es más mederna en su parte inferior que la de Lucy, el Australopithecus Afariensis que Johanson encontró en 1974 en el Gran Rift. Los hombros son simiescos.
El cráneo es pequeño de 560 cm cúbicos para los machos y 465 cm cúbicos para las hembras. El Homo Erectus tiene una capacidad craneal de 900 cm cúbicos, y es menos de la mitad que los de Homo Sapiens.
Otra cosa que sorprende mucho es que los huesos fueron trasladdos por los Homo Nadeli vivos. ¿Quizá para quitarlos de en medio?¿Es una costumbre funeraria, como en el caso de los neanderthales, o solo es una cuestión práctica? Los cadáveres atraen a los depredadores y huelen mal.

PARA VER:
El equipo de espeleólogas- científicas en acción:
http://www.nationalgeographic.com.es/articulo/documentales/10692/unete_las_astronautas_subterraneas_para_recuperar_fosiles_homininos.html 

No hay comentarios:

Publicar un comentario