martes, 15 de septiembre de 2015

Controversia en tono a la figura de Sigmund Freud.

A Sigmund Freud se le ama o se le odia. Unos lo consideran un simple pensador más que un científico empirista. Dicen que el psicoanálisis está superado como terapia, si alguna vez lo fue.
Hablan del fracaso con el Hombre de los Lobos. Este hombre, muerto en 1979, acudió a Freud porque tenía unas pesadillas recurrentes donde unos lobos le despedazaban. Tras unas sesiones de psicoanálisis, Freud creyó llegar al meollo del asunto. El Hombre de los Lobos había pillado a sus padres copulando en la infancia y había podido contemplar en todo su esplendor los testículos del padre, causa del trauma. Un historiador dice que tras esta asombrosa revelación el Hombre de los Lobos no solo no se recuperó, sino que empeoró. Fue tratado por psicoanalistas variados sin éxito. Freud llegó a darle a este hombre, que estaba arruinado, una paga mensual para que no hablara del fracaso.
En política Freud era un homre que se mostraba lúcido en lo tocante al sionismo, es decir, la instalación de judíos en Palestina para escapar de los prógromos rusos. Pero no supo calibrar la amenaza del discurso antisemita de los nazis, y la respuesta que debía dar para procurar la supervivencia de los incipientes consultorios psicoanalíticos en Alemania. Hitler habló en un discurso del "psicoanálisis, que esclaviza a los hombres".
En ese sentido, su hija Hannah,la primera mujer psicoanalista, fue interrogada por la Gestapo. Ella diría de la experiencia:"Recomiendo unas sesiones con la Gestapo para curarse del fascismo a cualquiera".
En el plano religioso, Freud escribió un ensayo titulado MOISÉS Y EL MONOTEISMO. Le gustaba contar una historieta: El jefe de un clan prehistórico humillaba a los hombres y acapaba las atenciones sexuales de las mujeres. Los hombres subordinados eran más y lo mataron para devorarlo. Pero el jefe era sagrado, por lo que se arrepentieron y empezaron a rezarle.
Los Freud no celebraban el Shabbat y evitó circuncidar a sus hijos.
En el terreno sexual, el hombre que trató de justificar el sufrimiento humano como una respuesta a la represión de lo sexual y al dlor de desear lo prohíbido, decidió una abstinencia de 10 años para evitarle a su mujer las consecuencias de un obreparto. Concibieron seis hijos. "Consideraba  la sublimación de las pulsiones sexuales como un arte reservado a las élites sociales", explica una historiadora.
No era misógino. "Estaba a favor del aborto, del trabajo femenino, se casó por amor y ciuidaba de sus hijos", xplica la historiadora francesa Elizabeth Roudineski.
En cuanto al interés por lo paranormal, se interesó por ello aunque anecdoticamente. Le interesó por algún tiempo la hipnosis como factor terapeútico. No en vano era discípulo de Charcot.

No hay comentarios:

Publicar un comentario