jueves, 15 de octubre de 2015

El motín del Caine. (1954)

"Hay cuatro formas de hacer las cosas: la correcta, la incorrecta, la de la Marina y la mía. Hagan las cosas a mi manera y no tendrán problemas"

Humprey Bogart, en el papel del capitán Queeg.

 Como discapacitado mental quería ver esta película. Está basada en una novela superventas de Herman Wouk. Al menos lo era a mediados del siglo XX.
La novela cuenta como un grupo de oficiales se rebela contra su capitán, el oficial comandante de un dragaminas de la Armada estadonidense. Las razones es que ha mostrado cierto desequilibrio emocional, que en combinación con las vicisitudes de la Segunda Guerra Mundial, y el hecho de estar en alta mar, tiene su punto peligroso.
El capitán Queeg (interpretado por Humprey Bogart) corta la amarra de un blanco por un descuido cuando su dragaminas estaba navegando en círculos tras unas maniobras. Se pone muy nervioso - algunos hablan de cobardía- cuando tiene que escoltar a unos infantes de marina en una misión de desembarco y no se acerca a la distancia obligatoria a las líneas japonesas. Y por último, pone patas arriba un barco en busca de un duplicado de las llaves de la despensa que sabe que no existe. Todo ello es razón suficiente para que los oficiales empiecen a murmurar y lo revelen del mando durante un tifón.
Durante el posterior consejo de guerra se pone en duda las razones del motín. Queeg ha luchado a través de toda la Segunda Guerra Mundial en el Atlántico, un frente más comprometido. Las normas impuestas por él de forma un tanto maniática de vestuario y rasurado son correctas. Y para colmo en la sociedad occidental de 1944 nadie estaba acostumbrado a cuestionar la autoridad. Quizá por eso hubo que luchar contra los nazis, que amaban el abuso de autoridad.
La película se centra en el hecho de que hombres como Queeg tengan el mando de un buque de guerra. Y durante la Segunda Guerra Mundial sí podían tenerlo. Porque la única tara mental que los oficiales navales no aceptaban era la cobardía (aunque llegase en forma de neurosis de guerra) y la desobediencia en el cumplimiento del deber. Nada de lo cual es achacable a Queeg.

Un grupo de abogados navales en la reserva analizan la película:

No hay comentarios:

Publicar un comentario