lunes, 5 de octubre de 2015

Indochina, con Catherine Deneuve.(1991)

Esta cinta,bien ambientada y con una estupenda fotografía, nos lleva a las interioridades de la Indochina francesa, allá por el periodo de entreguerras. Es una historia de emancipación, de querer retener el pasado, de las heridas que hacemos a las personas que queremos, justo precisamente por ello, porque las queremos.
Eliane (Catherine Deneuve) es una terrateniente francesa. Lo de francesa es un decir. Jamás ha estado en Francia, pero es una mujer caucásica. Camille  (Lin Dan Tham) es su hija adoptiva, una asiática, que empieza a sentirse mujer. Las dos se quieren, y creen que el mundo que las une no cambiará.
Eliane empieza una relación con Jean Baptiste, un joven oficial de la Marina. Se enamora y confunde pasion con tratar de retener. Cuando Camille es enviada a un internado, y salvada por Jean Baptiste de un miliciano comunista, estallará el conflicto.
Camille se enamorará. Eliana se verá doblemente amenazada. Camille se interpone en sus recuerdos de lo que debe ser su relación con el joven militar. Y Jean Baptiste promete ser el hombre que alejará de la niñez, a través del amor no correspondido, a Camille.
Pero el destino no puede detenerse y la Historia todavía menos. Camille huirá de casa, encontrará a Jean Baptiste, matará a un oficial francés, y empezara la vida de ambos en la clandestinidad, alimentando una leyenda de amantes malditos, que al final será la perdición de ambos.
Y en medio de todo esto está Guy, el comisario de la policía política colonialista, antiguo pretendiente de Eliane. No puede negarle nada, dentro de lo razonable, como tampoco es capaz de amar nada sinceramente sin tratar de destruirlo.
Y amar a Eliane implica encontrar a Camille y Jean Baptiste. Del mismo modo que amar Francia implica torturar, oprimir y destrozar. Guy ama el Imperio, ama su papel en él y todo lo que le proporciona, pero no sabe renunciar a sus pulsiones destructivas hacia los colonizados, hacia lo que podría haber sido su vida feliz con una mujer del tipo de Eliane, y hacia sí mismo.

PARA VER:

No hay comentarios:

Publicar un comentario