jueves, 22 de octubre de 2015

La nao Victoria recala en Ondarroa.

La réplica de la nao Victoria, con la que Juan Sebastian Elcano dio la primera vuelta al mundo en medio de una expedición comandada por el portugués Magallanes, llegó al puerto vixcaíno de Ondarroa para reescribir la parte de la leyenda relativa al origen de la embarcación. La tripulación hizo entrega al Consistorio de un pergamino hallado en el Archivo Histórico Provincial y de Protocolos de Sevilla en el que se certifica que la nao fue propiedad de un ondarrés, Domingo de Apallua, obligado por la Corona a venderla forzosamente por 300.000 maravedíes antes de que se embarcasen en la trascendental singladura.
"Salieron 239 hombres en cinco embarcaciones y llegaron 18 tripulantes y solo una nave consiguió regresar al puerto de Sevilla, después de tres años de navegación y penurias, como un motín en Tiera del Fuego, la muerte de Magallanes en el islote de Mactan y el escorbuto. Era la Santa María, a la que Elcano rebautizó como "Victoria", por la devoción que sentía por la Virgen de este nombre", detalló el historiador ondarrés José Gutierrez.
Los archivos descubiertos por el colectivo de investigadores Ondarroako Hiztoria Zaleak (OHZ) dicen que la nave perteneció a De Apallua y fue confiscada por la Corona por orden de Carlos I para la expedición de 1518, al igual que otros cuatro buques que se encontraban en Sevilla y Sanlúcar de Barrameda. "Un hijo de Apallua deja testimonio de que la embarcación se compró contra la voluntad de su padre, que debía partir a Londres a llevar una carga", añadió Aguirre.
Pese a que algunos historiadores navales dicen que la nao Victoria fe armada en Zarautz en el siglo XVI por encargo de Elcano, los investigadores ondarreses dicen que sus características de manga y eslora son las mismas que las usadas normalmente por los carpinteros de los astilleros de ribera de Ondarroa para embarcaciones de Carga para Terranova y Flandes.

No hay comentarios:

Publicar un comentario