domingo, 1 de noviembre de 2015

Carl Orff, el compositor del Carmina Burana.

La Gestapo se llevó a Kurt Huber el 27 de marzo de 1943. Había redactado un manifiesto pacifista. Carl Orff se entera del suceso al día siguiente, cuando Clara, la esposa de Huber, le pide que interceda. La Historia y los alemanes de las generaciones posteriores al nazismo no le han perdonado al compositor la negativa de intervenir. Pero una cosa era cierta. Huber era miembro de la Rosa Blanca, cosa que estaba probada, y en la Alemania nazi, los subersivos contagiaban su desgracia.
A Huber le prohibieron primero impartir clases en la Universidad porque se había negado a componer canciones para la Agrupación de Estudiantes Naionalsocialistas, después lo detuvieron por el manifiesto antinazi y el 13 de julio de 1943 lo ejecutaron. Al estudiante de química Hans Conrad Leipelt lo detuvieron y decapitaron por recaudar dinero a petición de Clara Huber. Orff vio que era el momento de sobrevivir, así que se distanció, aunque luego escribió una carta de condolencia, terminada la guerra.

Orff nació en 1895 en una familia acomodada y culta. Su madre era profesora de piano y él empezó a teclearlo a los 5 años. Componía música para que la "cantasen" las marionetas de su teatrillo de juguete.
A los 17 años estudia composición, pero estalla la Primera Guerra Mundial y es enviado a luchar a Polonia, donde casi muere sepultado en una trinchera. Después vuelve a su trabajo de compositor.
Su música mezcla lo arcaico, lo medieval con lo contemporáneo, como se ve en su obra, Carmina Burana, basada en los poemas de unos estudiantes golfos medievales llamados goliardos. Estrenó esta obra cumbre en 1937, cuando Hitler ya lleva cuatro años en el poder. La música aparece en películas como SALÓ O LOS 120 DÍAS DE SODOMA  de Passolini; y THE DOORS, de Oliver Stone.
En beneficio de Orff, debo decir que jamás militó en ninguna organización política, ni nazi ni de ningún otro signa, afín o contrario. Compuso música para las Olimpiadas de 1936, eso sí, pero por entonces los alemanes no eran conscientes de los horrores que se avecinaban.
Para Orffa la música trascendía lo meramente sonoro. En 1920 empezó a desarrollar un nuevo concepto musical que incorporaba disciplinas como la poesía, la danza y el gesto teatral. Era partidario de incluir instrumentos de percusión en la enseñanza escolar, utilizaba en su manual de educación musical llamado Schulwerk canciones populares y fomentó la prosodia. Por eso los expertos defienden que hay que hacer algo más que escuchar la música del Carmina Burana, hay que presenciarla. El coro recuerda a los monjes cantando en el monasterio de Benedikbeuren estas composiciones de goliardos en pleno siglo XIII, en un momento de asueto.
En el Carmina el coro funciona como un onstrumento con todos los registros, "desde las voces blancas de los niños hasta la gravedad de los bajos, staccatos, falsetes.."Explica José Peris, compositor y discípulo de Orff.
Terminada la guerra las autoridades encargadas de desnazificar el país lo exculparon de haber colaborado con los nazis. Hay quien dice que Orf recurrió a decir que él mismo había sido miembro de La Rosa Blanca, pero no hay menciones de esta organización propagandística antinazi en su expediente. Así que pudo componer Antígona, El triunfo de Áfrodita, Edipo rey, Prometeo...Murió en 1982, a los 87 años, tras comprobar que su música se escuchaba en los anuncios televisivos y todavía seguía despertando emociones en los oyentes.

Para escuchar:
https://www.youtube.com/watch?v=GD3VsesSBsw 

No hay comentarios:

Publicar un comentario