miércoles, 6 de enero de 2016

Samuel Pepys, el hombre que vivió para contarlo.

"Esta mañana ( vivimos últimamente en el ático) me levante y me puse mi traje con grandes faldones. No he vestido otra ropa últimamente".

De esta forma tan poco prometedora empiezan los diarios del cronista del siglo XVII Samuel Pepys, un hombre que se escapó del colegio para asistir a la decapitación del rey Carlos I y viajó en el barco que llevó a su hijo, Carlos II, 10 años después para relamar el trono desde Holanda a la costa inglesa.
Pepys era hijo de un sastre y de la hija de un carnicero. La decapitación del rey Carlos I tras la guerra civil inglesa en 1641, la república autoritaria del parlamentario puritano Oliver Cromwell, la restauración monarquica, las guerras con la otra potencia marítima de la época, las Provincias Unidas de Holanda, la peste en 1666... Pepys deja constacia de todo en sus diarios depositados en el Magdalene Collegue de la Universidad de Cambridge.
El 4 de septiembre de 1666 es el año también del gran Incendio de Londres. Avisado por sus criados, Pepys se levanta y como un corresponsal, un protoperiodista, sale a tomar nota de todo. Va a palacia, se asoma al Puente de Londres para hacerse una idea de la magnitud del incendio, recorre el Támesis en una barca...
Pepys era amante del vino, del teatro y de las mujeres. En su gabinete tenía un cuadro de una batalla naval, pero accionando un resorte se podía ver un desnudo de Nell Gwyn, de la que estaba enamorado. Nell fue también pareja sentimental de Carlos II.
Fue secretario de aristócratas en su juventud y Secretario de la Armada con Carlos II. Cuando Guilermo de Orange legó al trono, impuso una purga de todos los sospechosos de coquetear con el catolicismo, Pepys incluído.

EXPOSICIÓN:

El Museo Marítimo Nacional de Greenwich ha montado una exposición sobre Pepys abierta hasta finales de marzo. La exposicion se subtitula "PESTE, FUEGO, REVOLUCIÓN".

No hay comentarios:

Publicar un comentario