domingo, 28 de febrero de 2016

EL CUARTO PROTOCOLO. (1987)

Años 80. Gormoshin, el principal responsable de la KGB tiene un plan para acabar con la OTAN, algo tan definitivo que debe permanecer secreto incluso para el Secretario del PCUS. Se trata de enviar al mayor Alexeievitch Petrofsky (Pierce Brosnan), un frío y calculador agente especializado en Inglaterra para detonar una bomba atómica, introducida en el Reino Unido por piezas, junto a una base de armamento nuclear norteamericana de la OTAN.
Lo que no sabe Petrofsky es que el agobiado agente del MI 15 John Preston (Michael Caine) ha localizado una de sus piezas y ahora está tras su pista, pese a que no cuenta con el apoyo de sus superiores.

Datos:

1) La película ahonda en el hecho de que es posible, en teoría, introducir una bomba atómica en un país desarrollado y detonarla. En 1987, año en que John Maczenquie rueda esta conta de espías, solo seis países tenían capacidad de hacerlo. Ahora, con la regionalización de los conflictos, cualquier país en vías de desarrollo puede intentarlo. Por suerte, los componentes no son fáciles de conseguir ni de robar, y los paises con capacidad de hacerlo son intensamente vigilados por sus vecinos.

2) La película ahonda en el hecho de que la Unión Soviética de los años del glasnot y la perestroika era tan intolerante con los homosexuales como la Rusia actual de Putin. Me imagino que es a causa de que se trata, desde siempre, de un país profundamente militarizado, y que no se ve a los gays como buenos soldados. !Vivan los Madelman!

No hay comentarios:

Publicar un comentario