miércoles, 24 de febrero de 2016

España pudo ser una potencia automovilística.

David, Nike, Victoria, Abadal, Hormiguer, Ultramovil... Seguro que estas marcas de coche no le suenan de nada. Todas surgieron durante el boom industrial mal aprovechado de las empresas españolas durante la Primera Guerra Mundial y desaparecieron. Nacieron a comienzos del siglo XX cuando la quema de carbón de las máquinas de vapor fue sustituida por los motores de explosión.
La primera perforación de un pozo de petróleo en 1859 dio el pistoletazo de salida para que el mundo industrializado empezase a sustituir los caballos por los motores. De los talleres españoles salieron unos cuantos modelos de automóvil de serie limitada que con frecuencia no pasaron de unas cuantas unidades. "Estaban más encaminadas a conseguir emsamblar el aparato que a comercializarlo con éxito", explica Salvador Estapé, director general de Patrimonio de la Generalitat de Cataluña. La falta de un tejido industrial favorable, la escasez de materias primas y políticas poco favorables lastraron el desarrollo del sector.
Emilio de la Cuadra, militar e ingeniero, fracasó en 1899 en sus experimentos con la tracción eléctrica, así que optó por los motores de combustión. No obstante, no encontró patrocinadores dispuestos a apostar por el proyecto
La siguiente aventura empresarial con visos de cierto triunfo fue la de la exmpresa Elizalde, marca fundada en 1908, capaz de diseñar un plan estratégico de mercado y de inversiones eficaz que paliara la escasez de importaciones de materias primas.
"En 1914 estalla la Primera Guerra Mundial. Las naciones beligerantes exigen materias primas, lo que enriquece a algunos empresarios españoles. No obstante, solo producen material bélico y se importa nada en España. La industria nacional se encontró de repente con desabastecimiento de nemáticos, baterías y dínamos", explica Pablo Jimeno, autor del libro EL AUTOMÓVIL EN ESPAÑA. SU HISTORIA Y SUS MARCAS. Sin embargo el dinero que conseguíamos como proveedores de materias primas estimuló la aarición de decenas de marcas.
En 1918  la política arancelaria de los países europeos y una política fiscal poco favorecedora provocó que muchas de las aventuras empresariales españolas acabasen en fracaso. El dictador Primo de Rivera penalizó con aranceles las importaciones de coches e hizo campaña para que se adquirieran automóviles fabricados en España, pero sus medidas proteccionistas llegaron tarde.

MARCA.

  • Bonet (1889)
  • La Cuadra (1899-1901)
  • Castro (1901-1903)
  • Anglada (1901-1904)
  • Bons (1902)
  • Ultramóvil (1902)
  • Fénix (1903-1904)
  • Hispano Suiza (1904-1946)
  • Victoria (1908)
  • Adabal (1913-1914)
  • Ideal (1915-1918)
  • David (1913-1923)
  • Nike (1917 -1919)
  • Patria (1920)
  • Ursus (1921)
  • Victoria (1922-1924)
  • Euskalduna (1927-1928)
  • Donosti (1928)
  • Fiat Hispania (1935-1936)
  • AFA (1942-1944)

No hay comentarios:

Publicar un comentario