domingo, 17 de abril de 2016

De mayor quiero ser soldado. Reflexiones sobre una película candente.

Alex es un niño que tiene graves problemas de comunicación con sus padres. Para suplirlos se ha inventado a lo largo de la película dos amigos imaginarios, el Capitán Harry, un astronauta, y el Sargento John Cluster, que, cuando empiecen los problemas, se convertirá en el máximo exponente de las obsesiones del chico y su fascinación por la violencia enlatada.
Cuando llegan al mundo las gemelas, Alex se siente desplazado y les pide a sus padres una televisión para su cuarto. Allí empieza a ver a solas, y sin supervisiòn, escenas de telediarios, documentales sobre depredadores, deportes violentos como el hockey, películas de Rambo, etc... Empieza a desarrollar la idea de querer ser soldado, entendiéndose eso como un paraíso donde puede hacer lo que quiera, expresar su agresividad por la frustración que le produce la vida cotidiana y no poder autoafirmarse en un mundo donde los adultos tienen mejores cosas que hacer.

Notas:

Esto de la utilidad de los amigos imaginarios para autoafirmarse es curiosa. Yo los tuve a los 16 años. Se trataba de una especie de refugiada rusa que había estado en el Ejército Rojo, Tatiana. En una época en la que quería integrarme en el mundo de los adultos tanto como cuestionar sus normas, y en la frustración que tuve al descubrir que tenía Síndrome de Asperger, ella supuso un soplo de aire fresco.
El problema con Tatiana es cuando empecé a frecuentar los círculos del Social, mi principal preocupación era estar a la altura de los adultos que me rodeaban. Lo pasé mal, y Tatiana, más que una ayuda, supuso un estorbo. Tuve que prescindir de ella.

He leído en Filmaffinitty que la familia de Alex no está desestructurada. Teniendo en cuenta que se divorcian al final de la película, que el padre nunca está en casa cuando hay problemas, y que permiten que Alex llene su habitación de morralla militarista, incluida una bandera de las S.S, creo que está desestructuradísima. Parece que alguna gente entiende por familia desestructurada violencia de género o drogas en el seno conyugal.

En 2010, año del estreno de la película, hubo una campaña que mostraba el cartel del fime - Alex disfrazado de niño- soldado - en los autobuses. De mayor quiero ser soldado es una película didáctica destinada a los padres y a los adolescentes, que no es comercial, y que no se difundió, por esta razón, masivamente, por lo que hubo quejas de colectivos de padres.
La editorial Bayard, que saca al mercado revistas didácticas para niños de la edad de Alex, dicen que el contenido de la película, si bien no es apropiado de ver sin la supervisión de un adulto, es lo que tiende a contextualizar el cartel.

Cuando haya cumplido los 18 años, un niño que mire la televisión sin supervisión arental y juegue a cualquier tipo de videojuegos verá 400.000 asesinatos y actos de violencia.

Para ver:

No hay comentarios:

Publicar un comentario