jueves, 14 de abril de 2016

Lilya Litvak y las Brujas Nocturnas.

27 de septiembre de 1942. La escuadrilla de Litvak se encuentra con diez bombarderos alemanes que vuelas sobre Stalingrado para soltar sus bombas sobre las posiciones del Ejército Rojo. Su compañero, el comandante Khovostiko, es liquidado al poco de empezar el ataque. Cabreada, Litvak suelta una ráfaga de ametralladora contra el bombardero JU -88 hasta hacerlo despeñarse envuelto en llamas.
Las hazañas de Lilya Litvak durante la campaña de Stalingrado, así como las del francotirador Vasily Zaitsev, manejadas por los medios de comunicación y propaganda soviéticos levantan la moral de las tropas. Una de esas hazañas es el derribo de un caza Messersmitch BF -109 pilotado por Erwin Maier, condecorado tres veces con la Cruzde Hierro. Prisionero de guerra tras saltar tras las líneas con paracaidas, solicitó conocer al piloto que había puesto fin a sus días como terror de los bombarderos soviéticos. Cuando los captores le presentaron una chica bajita y guapa, de apenas de 21 años, Maier no se lo creía.
Tras el derribo de otros dos cazas, Lilya Litvak pintó en el fuselaje del avión un lirio, que desde lejos se confundía con una rosa. Nacía la leyenda de la Rosa Blanca de Stalingrado, una heroína que con su sola presencia hacía retirarse a los cazas alemanes. Al alcanzar los cinco derribos fue conecorada con la Orden de la Estrella Roja y seleccionada para unirse a una escuadrilla de pilotos femeninos de combate.
Su historia y la  de otras heroínas del combate aéreo soviéticas durante la Segunda Guerra Mundial constituye el principal hilo argumental del libro Las brujas de la noche (Pasado y Presente). Su autora, Lyuba Vinogradova nos cuenta el papel determinante de estas chiquillas sin miedo en la derrota de los nazis y en su expulsión de la Madre Rusia.
Tras la invasión alemana en 1941, Raskova utilizó sus contactos en Moscú para entrevistarse personalmente con Stalin. Al cabo de la entrevista salió del Kremlin con la orden de formar tres regimientos de aviadoras de combate. Así surgieron el de Aviadoras 586, el de Bombarderos Nocturnos 588 y el de Bombarderos de Largo Alcance 587.
Las candidatas venían de todos los puntos del Imperio Soviético. No se aminalaron cuando vieron que no había uniformes apropiados para ellas, ni siquiera ropa interior femenina. Se fabricaron ellas mismas otros con la seda de los paracaidas que requisaban a los pilotos alemanes prisioneros. También tuvieron que hacer frente a la actitud machista de sus compañeros masculinos. Era una época dura donde la represión sexual se confundía con la propaganda. Muchas de ellas no sabían que temer más, si caer en manos alemanas, o las consecuencias de un acercamiento poco adecuado de un compañero de escuadrilla.
La principal misión asignada a Los Bombarderos Nocturnos fue volar sobre las líneas alemanas para hostigar a los soldados de infantería boches e impedirles dormir con un bombardeo no selectivo. Cuando llegaba a su objetivo, la piloto desconectaba el motor de su avión y soltaban las bombas sobre los cuarteles, los polvorines y los almacenes de avituallamiento. Cuando los soldados alemanes supieron que los pilotos que tanto daño les hacían, las responsables de que practicamente se estuvieran muriendo de hambre durante el cerco de Stalingrado eran mujeres, decidieron llamarlas Brujas Nocturnas.
El Regimiento perdió 31 aviadoras, el 27 por ciento de las que empezaron, y 24 de ellas se convirtieron en Héroes de la Unión Soviética. Hacía falta valor en volar en los lentos Polikarpov Po- 2. Hasta 1944, las tripulaciones decidieron prescindir de los paracaídas para poder transportar más bombas. Llegaban a realizar 15 salidas diarias. Se orientaban con una brújula y lanzaban bengalas para marcar sus objetivos.
Vinogradova recibió del divulgador espeialista en la Segunda Guerra Mundial Antony Beevor el encargo de escribir una biografía de Lilya Litvak. Pronto comprendió que no era un mundo para mueres solitarias e individualistas, y que no se podían separar las hazañas de la Litvak de las de sus compañeras. Buscó a las supervivientes de los tres regimientos que comandó Raskova y tuvo la suerte de encontrar algunas de ellas, que le contaron historias de combates y anécdotas.
Las que combatieron en caza hicieron mas de 4000 misiones y participaron en 125 batallas aéreas, consiguiendo 38 derribos. La aviadora másdestacada fue Litvak, que en junio de 1943 fue ombrada comandante de 3 er Escuadrón del 73º Regimiento de Cazas. Fue herida, enviada a casa, y después volvió al combate y derribó otros tres cazas. Su último derribo se produjo el 31 de julio de 1943.
En la batalla de Kurks, varios cazas alemanes atacaron el caza Yak-2 de Lilya, que fue dada por desaparecida. Al finalizar la guerra, la mecánica Inna Pastpornikova decidió buscar la tumba de la comandante de su unidad, una búsqueda que duró 36 ños. En mayo de 1990 le comunicaron que una aviadora no identificada fue enterrada pocos días después de su derribo en Donetsk, cerca de donde los compañeros de Lilya decían que habían visto caes su Yak-2. En mato de 1990, el presidente Mikhail Gorbachov la condecoró con la Estrella de Oro de Heroína de la Unión Soviética. Una calle de Moscú lleva el nombre de esta niña sin miedo.

Las Brujas de la Noche. Lyuba Vinogradova (Pasado y Presente)

No hay comentarios:

Publicar un comentario