miércoles, 11 de mayo de 2016

Nieve y acero: batalla de Las Ardenas 1944-45, de Peter Caddick.

Peter Cadick es un historiador militar. De adolescente tenía un grupo de amigos que restauraban vehículos militares en su Gran Bretaña natal, así que decidieron cruzar en ferry el Canal de la Mancha, y circular por la zona de las Ardenas con ellos. Iban vestidos con ropas cakis, de aire vagamente militar.
"Eran los años 70, y por todas partes por las que pasamos siguiendo mapas militares nos recibían personas de mediana edad que recordaban haber sido adolescentes franceses durante la batalla con lágrimas en los ojos. Nos contaron buenas historias, nos mostraron los lugares donde habían tenido lugar los combates y nos solían convidar"

¿Por qué recibió el nombre de batalla de The Bulge en el mundo anglosajón si en España la llamamos Batalla de Las Ardenas?

Fue un intento de embolsamiento de una unidad de las tropas aliadas para intentar cortar el frente en dos. Los soldados dispararon contra todos los alemanes que se acercaron demasiado a sus líneas hasta que Patton hizo girar su Tercer Ejercito 90 grados hacia el norte y pilló a los nazis entre dos fuegos.
Cuando todo terminó los periodistas norteamericanos buscaron un nombre para aquella escaramuza, algo que sonara americano, y escogieron el nombre de The Bulge.

Creo que la decisión de luchar en Las Ardenas se debió a razones políticas y psicológicas, ¿no?

Hitler había sufrido un atentado el 20 de julio de 1944. Tenía la sensación de que ya no controlaba al Alto Mando como cuando las victorias eran fáciles. Necesitaba una para reforzar su posición como líder del Tercer Reich.
Luchar en medio de los bosques es algo que tiene grandes connotaciones en la Historia de Alemania y en su mitología. En las sagas wagnerianas las fuerzas del mal aparecen en medio de la niebla, entre los árboles. Las legiones romanas de Varo habían sido embolsadas en Teutoburgo, entre los bosques más allá del Elba, bajo un tremendo aguacero en 9 d C.

Y dices que Hitler tenía una visión totalmente fantasiosa de los Estados Unidos...

Hitler creía que los americanos eran una mezca de pueblos, una nación mestiza, y no eran buenos soldados por esta razón. Sus referentes procedían de las novelas del Oeste de Karl May, que nunca estuvo allí. Muchos de los lideres aliados que estaban haciendo retroceder a las tropas de la Werhmatch era de origen alemán, por ejemplo el general Ike Eisenhower, cuya familia procedía de Saarland. En la Primera Guerra Mundial había luchado Pershing, otro general de apellido alemán.

Háblanos del líder de la División Panzer Joachim Peiper.

No tengo nada bueno que decir de él. Es famoso por los crímenes de guerra que cometieron sus hombres en el Frente del Este. Trajo esta filosofía de que la población civil debía ser maltratada a Francia. Por esto él estuvo involucrado en la matanza de Malmedy.

¿Es cierto que se daba drogas como el cristal a los soldados de las Juventudes Hitlerianas?

Con toda la propaganda que hizo Goebbles sobre el soldado alemán ario, con su resistencia y sus dotes atléticas, cuesta creer que los oficiales alemanes encajasen la metadona de cristal en ese discurso. Al principio querían volver a los muchachos mas agresivos y combatir con las drogas y el alcohol el miedo connatural al hecho de ser soldado. Se encontraron con unos bárbaros sanguinarios a los que era muy difícil controlar y apaciguar durante el combate y después de él.

No hay comentarios:

Publicar un comentario