lunes, 6 de junio de 2016

Andy Warhol era un acaparador: dentro de la mente de los personajes históricos.

Este es un ensayo publicado por National Geographic sobre los desórdenes psíquicos de las figuras históricas más conocidas, y sobre lo que los más recientes descubrimientos en neurología  terapias podrían haber hecho por ellos. He adaptado una entrevista con la autoro, Claudia Kalb.

Un reciente estudio diagnósticó a la enfermera victoriana, Florence Nigstingale, de "desorden bipolar con características psicóticas". ¿Es moralmente justo sacar o pretender sacar estos trapos sucios de personajes tan importantes para nuestra cultura?

Unos dicen que las disputas por los diagnósticos deben hacerse con personas vivas , a las que se pueda ayudar, y dejar las especulaciones a un lado. Otros dicen que un diagnóstico, aunque sea hipotético, podría ayudar a entender por qué una persona en concreto tomó una decisión en lugar de otra, como es el caso de la Princesa Diana o Betty Ford.
También sirve todo este debate para eliminar rumores de enfermedad mental donde nunca la hubo, como es el caso del jugador de base-ball Babe Ruth y su déficit de atención por desorden de hiperactividad-. El rumor lo lanzó el abuelo del jugador de base-ball para explicar el comportamiento de su nieto cuando era niño. Pero los expertos han llegado a la conclusión de que nunca tuvo TDAH.

¿Qué nos aclara tu estudio sobre el comportamiento de Marilyn Monroe?

Esa chica sufrió mucho. Estaba envuelta en el Hollywood de los grandes estudios, un mundo de glamour.. Pero ella deseaba desesperadamente una serie de cosas que los estudios no podían ofrecerle. Tuvo una infancia difícil, parte de la cual transcurrió en un orfanato. Por eso siempre buscó seguridad, amor y familia. No sabemos si las modernas psicoterapias podrían haber mitigado tan siquiera un poco su malestar.

¿Y qué nos puedes decir del escritor ruso Dovstoievski?

Era un ludópata. Tenía un comportamiento irresponsable con el juego, que reconocía el mismo y que reflejó en la novela EL JUGADOR. Esto duró una década. Siempre estaba pensando en métodos para recuperar su dinero perdido, cuando el más sencillo hubiera sido dejar de jugar. Incluso pedía dinero prestado a sus amigos para seguir jugando. Estoy intrigado por saber qué nos podría haber dicho un escaner cerebral sobre el escritor ruso.

Lincoln era una persona aquejada de depresión crónica, ¿verdad?

El debate con el presidente Lincoln, de hecho, es si sufrio depresión crónica o no. Es cierto que se
trataba de una persona melancólica y malhumorada. Son descripciones de sus contemporáneos y se puede captar en las fotografías. Perdió a su madre y a su hermana a una edad muy joven, tenía con su padre una relación distante, enterró a dos de sus hijos, y tuvo que mantener unidos los Estados Unidos a lo largo de una guerra civil.
Usted se preguntará como alguien que tiene hasta idealizaciones de la muerte puede querer ser el presidente y trabajar como tal, con la capacidad de trabajo y las energías de Lincoln. Esto es posible porque la depresión ataca por episodios aislados.

No hay comentarios:

Publicar un comentario