lunes, 25 de julio de 2016

Muñecas de cera para estudiar anatomía a finales del siglo XVIII.

La que vemos en la imagen es la llamada Venus de Médici, o coloquialmente la Severina, una de las 18 muñecas de cera expuextas entre 1400 maquetas del mismo material sobre anatomia humana en el Museo de Ciencias Naturales de la Especola de Florencia. La Severina esta dentro de una urna de cristal de Venecia. La modeló el maestro Clemente Susini entre 1780 y 1782.
El Siglo de las Luces es el siglo de las muñecas anatómicas de cera. Tenían la ventaja de que no se pudrían, no exhalaban malos olores y no tenías que pagar a los resurreccionistas para que profanasen las tumbas, con todas las consecuencias posibles si eran capturados por las fuerzas policiales.
La primera muñeca de cera a tamaño real la modeló en 1719 un cirujano francés, Guillaume Desnouis. Durante el reinado como rey de Nápoles del futuro Carlos III de Borbón, el principe de Sansevero, Raimondo di Sangro, modeló dos robots anatómicos con pasta de papel, muy utilizada en las figuras navideñas napolitanas.
También encontraremos estas muñecas, con ojos de cristal y pelo natural en el Museo de Anatomía Javier Puerta, patrocinado por la Universidad Complutense de Madrid.

Para ver más:
THE ANATOMICAL VENUS (Thames and Hudson). Joanna Ebenstein.

No hay comentarios:

Publicar un comentario