sábado, 27 de agosto de 2016

Alois Alzheimer, psiquiatra.

26 de diciembre de 1901. El doctor Alois Alzheimer, jefe clínico de la Institución para Enfermos Mentales y Epilépticos de Frankfort del Meno (Alemania) atiende a Auguste Deter, ama de casa y esposa de un funcionario de ferrocarriles.

-¿Cómo se llama?

-Auguste.

-¿Apellido?

-Auguste.

¿Cómo se llama su marido?

-Creo que Aguste.

¿Su marido?

-Ah, bueno; mi marido...

-¿Está casada?

-En Auguste.

-¿Señora Deter?

-Sí; en Auguste.

La reiteración del nombre de pila, apenas haberlo escrito, por parte de la paciente en nuevo para Alois Alzheimer. Auguste Deter tiene apenas 51 años. Es demasiado joven para padecer un inicio de demenia senil, pero eso es lo que sugieren las pruebas cognitivas.
El marido le comunica al equipo de alienistas - los primeros psiquiatras- que Auguste era hasta el 18 de marzo de 1901 una mujer pulcra y ordenada. Ese día lo acusó con un enojo desmedido y fuera de lugar de haber salido a pasear con una vecina, cosa que en absoluto era cierta. El marido advierte que su mujer empieza a olvidar cosas. En mayo comienza a cometer errores graves al cocinar y vaga desorientada por la casa. Sufre periodos de agitación y temblores, llama a las casas de los vecinos y luego no recuerda con qué propósito. Da portazos por toda la casa. Se siente perseguida y acosada por el mozo de reparto, a pesar de que lo ve escasamente. En noviembre Herr. Deter ya no lo resiste más e ingresa a su mujer en una institución mental.
Alois Alzheimer visita a Auguste Deter todos los días y prescribe baños de agua caliente para sofocar su estado de agitación. En febrero pasa en la tina de agua la mayor parte del día. En febrero de 1902 deambula por los pasillos de la institución desorientada, llorosa. Ya no puede mantener las conversaciones relativamente fluidas que mantenía con el doctor Alois en noviembre de 1901.
Alois tiene que separarse de su paciente en junio de 1902, a causa de un traslado a un manicomio de Heidelberg, y más tarde en una institución de Munich. Cuando Auguste muere el 8 de abril de 1906, sus colegas de Frankfort del Meno le envían el cerebro de la paciente para que Alois, un experto en anatomia patológica lo examine. La causa de la muerte de Auguste es septicemia de cúbito. Alois había escrito en sus notas de 1902 que había que amarrarla a la cama para que no se hiciera daño y que se ponía histérica cuando los celadores del manicomio intentaban manipular su cuerpo.
Alzheimer prepara una ponencia para presentar su caso en la 37ª Reunión de Psiquiatras del Sureste de Alemania. Pero allí no se le presta atención. Todos los especialistas están concentrados en la novedad del pensamiento psiquiátrico, el psicoanálisis de Freud. Pero el superior de Alzheimer, Emil Krappelin, principal figura de la psiquiatría de Alemania, edita un manual de la especialidad de psiquatría para los estudiantes donde describe el mal de Alzheimer con todos sus síntomas.
En 1912, Alzheimer publica otro caso como el de Auguste. El paciente es Johan F., jormalero de 54 años. También parece una especie de demencia senil, a pesar de que es demasiado joven para tenerla. En 1922, muerto Alois, su yerno Sterz, revisó todo lo que se sabía sobre la extraña enfermedad tras revisar 22 casos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario