miércoles, 3 de agosto de 2016

REGRESO A CASA (COMING HOME), de Zhang Yimou.

El director chino regresa a los argumentos ante los que se siente cómodo, como los de las consecuencias de la Revolución Cultural en las personas sencillas. He echado mano de su esposa, la actriz, Gong Li, y le ha dado el mejor de los papeles: el de una mujer aquejada de annesia, incapaz de reconocer a su marido Lu, en 1978, cuando todo el tráfago de consignas y detenciones arbitrarias se ha calmado para siempre, con la muerte de Mao y la detención de la Banda de los Cuatro.
Lu Yanshi había sido denunciado por su hija adolescente Dandan, cegada por la promesa de un papel principal en una coreografía de danza en una obra de propaganda. Las consecuencias llevarán a la detención del padre durante 10 años; a la annesia de la madre, Yu, como respuesta al dolor de la separación decretada por Papá Estado; y a Dandan a un infierno de culpa, cuando el mundo ideal por el que ha luchado, por el que ha ensuciado su alma, no se concrete.

Para ver:

No hay comentarios:

Publicar un comentario