miércoles, 14 de septiembre de 2016

El peor siniestro naval.

Este título lo ostentó el crucero alemán M.V. Wilhelm Gustloff, torpedeado por un submarino ruso en enero de 1945. Murieron 9.343 personas, incluidos 5.000 niños, lo que lo convierte en el naufragio más letal de la Historia.
En aquellas fechas el Tercer Reich tenía los días contados. El avance del Ejército Rojo ponía en peligro la soberanía de Prusia Oriental, por lo que el almirante Dönitz ordenó la evacuación de la población civil germana. Siete millones de alemanes huyeron a través del corredor polaco de Danzig hacia Alemania.
A pesar del peligro que suponía le presencia de submarinos alemanes en el Báltico muchos alemanes fugitivos fueron a los puertos y se hicieron a la mar en toda clase de embarcaciones. El Wilhelh Gustloff partió el 30 de enero de 1945 con más de 10.000 personas a bordo. Ateridos de frió, los refugiados alemanes apenas podían moverse en las atestadas cubiertas y bodegas del navío.
El Wilhelm Gustloff navegaba con las luces apagadas y escoltado por dos torpederos. A las 21.00 uno de los oficiales volvió a poner las luces de posición porque el barco estaba en peligro de colisionar con un dragaminas alemán cercano. Ese fue el momento en que el submarino soviético S-13 lo detectó y le lanzó cuatro torpedos.
Tres de ellos alcanzaron blanco a las 21:08 horas. El crucero se inclinó por estribor en medio de humo, explosiones de los depósitos de combustible y los gritos de desesperación de los refugiados, muchos de los cuales se lanzaron a las gélidas aguas del Báltico para escapar de las llamas. Las tripulaciones de los torpederos sacaron con vida del agua a 1.230 personas. Otras 9593 se ahogaron o murieron achicharradas en cubierta. El Wilhelh Guslof tardó 44 minutos angustiosos en irse a pique.

El comandante del S-13, Aleksandr Marinesko, afirmó ante un tribunal naval que el Wilhelm Guslof era una pieza de caza legítima ya que no llevaba los emblemas obligatorios de los barcos hospitales. El Alto Mando Soviético se negó a otorgar a Marinesko la distinción de Héroe de la Unión Soviética a causa de su afición a la bebida, su carácter mujeriego y su falta de disciplina.

No hay comentarios:

Publicar un comentario