sábado, 5 de noviembre de 2016

Intelectuales tan "listos" que parecen tontos.

CON SU RECHAZO A LA TEORÍA DE LA EVOLUCIÓN, TOM WOLFE SE SUMA A LA LISTA DE PENSADORES QUE SOSTIENEN TODO TIPO DE ESTUPIDECES.

Tom Wolfe es el padre del "nuevo periodismo" y un novelista. También cree que "la teoría de la evolución es un mito, según afirma en las entrevistas promicionales de su libre "The Kingdom of speech". Sostiene que no hay pruebas acerca de la teoría de la evolución, que no es comprobable "La evolución significa que no puedes ver lo que sucederá a menos que vayas a vivir durante 7 millones de años", ha afirmado en un conocido diario madrileño.
"Es un inculto, un ignorante integral. Habla de lo que no sabe. Solo hace falta ir a la wikipedia para ver que lo que dice no tiene ninguna base. Hay 160 años de pruebas paleontológicas, genéticas y experimentales de la evolución", sentencia el biólogo Juan Ignacio Pérez Iglesias, catedrático de Cultura científica de la Universidad del País Vasco. "Es un típico fenómeno posmoderno: se tiene por normal que gente que no entiende de algo opine sobre ese algo y, además, no se cuestiona lo que dice. Lo único que busca es vender muchos libros y ganar dinero con la polémica".
Patólogos forenses examinaron en 1976 la momia de Ramsés II y concluyeron que había muerto de Tuberculosis. "¿Cómo pudo morir a causa de un bacilo descubierto en 1882 y de ua enfermedad cuya etiología en su forma moderna, solo data de 1819 en la consulta de Laeenec?¿No es anacrónico?", preguntaba el antropólogo y sociólogo francés Bruno Latour en 1999. Por lo visto nadie muere de una causa natural hasta que el hombre occidental descubre los mecanismos de una enfermedad. Es como decir que la gravedad no existía hasta que la descubrió Newton. O que no había patatas hasta que las trajeron los españoles a Europa.
"Para los posmodernos, la ciencia es una construcción social y algunos niegan que exista la realidad objetiva. Es un movimiento que ha producido aberraciones intelectuales", explica Jesús Zamora Bonilla, catedrático de Filosofía y Lógica de la Ciencia de la UNED.
El premio gordo al científico que de tan listo parece tonto se lo lleva un Premi Nobel de Química, Kary Mullis. Niega que el VIH cause el SIDA, cree en el horóscopo y dice que en su cabaña en las montañas se encontró con "un mapache verde brillante" de origen extraterrestre. Aunque se sabe, porque lo ha confesado, que era en su juventud consunidor de LSD, afirma que esa noche no había tomado drogas.
Watson y Crick descubrieron en la década de 1950 la estructura del ADN, pero también se han subido en la ola de científicos que de tan listos se vuelven tontos. Watson decía que la vida pudo haber empezdo en la Tierra como resultado de una infección por microorganismos mandados a nuestro planeta por un civilización extraterrestres altamente tecnológica desde otro lugar, usando una nave especial. Lo cual no explica porque no vinieron en persona esos aliens, ni de hecho el origen de la vida.
Los racistas pueden recurrir a Watson. "Todas nuestras políticas sociales se basan en que su inteligencia ( la de los negros) es la misma que la nuestra".
La conclusión es que debo dejar a un lado la idea de que una persona que tenga éxito en su profesión tenga que ser, por fuerza, modélica, siempre. Son tan proclives al pensamiento mágico, a los prejuicios raciales e intereses comerciales como cualquiera de sus n tan capacitados seguidores.

No hay comentarios:

Publicar un comentario