sábado, 18 de febrero de 2017

LOVING, de Jeff Nichols.


https://www.youtube.com/watch?v=ljsVg0mbIng

Creo que hicimos bien las cosas los españoles y los portugueses cuando conquistamos el Nuevo Mundo. No lo digo por los abusos, que son inevitables en un asunto de estos, si no por que no arrinconamos del todo las culturas que nos encontramos. Practicamos un rico mestizaje.
El problema de la colonización de los Estados Unidos es que trataron de eliminar a los no europeos o plegarlos a sus intereses. Fuera de todo eso, no había nada, y no sabían a ciencia cierta qué hacer con el extraño, con el diferente.
Mildred (Ruth Negga) es negra. Richard (Joel Edgerton) , blanco. Viven en la América profunda y pecadora, donde se considera que si eres diferente, es por alguna culpa secreta y usan la Biblia y el concepto de pecado - qué difícil es comprender que Dios es amor, no barreras - para justificar la más negra discriminación.
Se casan en 1958, molestan a las autoridades del lugar, son encarcelados en enero de 1959 y luego el juez los condena a vivir en pareja, sí, pero en el estado de Washington, no pudiendo estar simultaneamente en el condado de Caroline (Virginia) los dos juntos,durante 25 años. Vuelven para el parto de su primogénito, Sidney, porque la madre de Richard Loving es la partera del pueblo. Casi los encarcelan otra vez. Sus otros dos hijos, Peggy y Donald, nacen en casa de la prima de Mildred en Washington.
Mildred Loving enviará una carta al fiscal general Robert Kennedy (Bobby) y este la remitirá al más poderoso grupo de abogados de Derechos Civiles, el ACLU.
Richard tendrá que ver como su casa familiar es visitada por la prensa, con el miedo en el cuerpo de que una de las células del Ku Klux Klan de Virginia o los hombres del sheriff irrumpan en ella con violencia. El Tribunal Supremo falla el 12 de junio de 1967  a favor de las uniones interraciales. En 1975 Richard morirá a causa de un conductor borracho. Su mujer le sobrevivirá hasta 2008. No se volverá a casar.

Si en una película se es consciente de que existen dos Américas es esta. Y no estoy hablando de colores de piel. Hay una América progresista, de izquierdas, que camina junto al resto del mundo. Y ahí una América retrograda, asustada, que le gusta pasar miedo, de hecho solo vive pasarlo por esto u lo otro, y que identifica ese miedo en lo nuevo y lo diferente.
Esas dos Américas se enfrentaron en la Guerra de Secesión, pero el asunto dista mucho de estar resuelto, si alguna vez se resuelve realmente, y la gente atrapada en medio sufre. Richard y Mildred no han sido educados para comprender el campo de minas en que se han metido con su matrimonio. Solo saben que se aman. Y quieren que sus hijos tengan lo poco de lo que han disfrutado en su infancia, prados para correr, aunque sea en esa América profunda y retrograda... De amor, de proteger a los que amas y volver a casa sin saber si vas a poder, si te lo van a permitir. De eso va esta película.

No hay comentarios:

Publicar un comentario