domingo, 5 de marzo de 2017

EL CAMBIO CLIMÁTICO Y LA SALUD DE LAS NACIONES: HAMBRUNAS, FIEBRES Y EL DESTINO DE LAS POBLACIONES, un nuevo libro sobre el cambio climático.

El autor iba a ser el experto en salud pública australiano Anthony Mc Michaels, pero murió de forma inesperada en 2016, y lo terminó de escribir la epidemiologa neozelandesa, Alistair Woodward. Cómo quería saber de qué forma el cambio climático pone en peligro la salud de las personas, Simon Worrall se entrevistó con Woodward para que se lo aclarase por teléfono.

Aquí, en Estados Unidos, tenemos un presidente que niega el cambio climático.

Hay tres clases de pesonas con respecto a esto. Esta los que lo niegan porque no pueden captar con los sentidos las consecuencias inmediatas. Trump puede estar entre ellas. El segundo grupo admite que el cambio climático está teniendo lugar pero no cree que las actividades humanas tengan nada que ver con él. Y luego están las personas que han cambiado su estilo de vida tras leer artículos científicos sobre el cambió climático.
A principios del siglo XIX, en 1816, sufrimos en Europa algo muy parecido a un invierno nuclear por culpa de las emisiones de CO 2 de la erupción del volcán Tambora, en Indonesia. Hubo tres años consecutivos de malas cosechas y las consecuencias politicas y sociales afectaron a los europeos durante una década.

Pero hay quien dice que el mundo se está calentando y enfriando dsde que existe algo llamado clima sobre la Tierra.

Es cierto. La climatología ha oscilado 6 º C desde la época de la extinción de los dinosaurios. Pero estos cambios tenían lugar a lo largo de varios siglos. Los humanos veremos incrementarse la emperatura 6 º C en un siglo si no tenemos cuidado y nos lo tomamos en serio.

Dices en vuestro libro que el hombre es un animal de acosistema templado.

Sí. Los humanos tenemos la sangre caliente y sólo hemos sido capaces de prosperar en los lugares templados. He estado mirando las estadísticas de esperanza de vida en Londres y en Auckland, de donde soy yo, y son similares. El cuerpo de los hombres empieza a fallar cuando suben las temperaturas. Recuerdo el caso de un piloto de aerolíneas de 30 años que murió de un infarto mientras pedaleaba en una bicicleta en las afueras de Brisbane. La noticia lo es porque murió en medio del mes de enero mas tórrido desde que los australianos tienen noticia.
Por otra parte, los mosquitos que transmiten patógenos infecciosos pueden venir a latitudes europeas si se calienta el clima.

Dices que un aumento de las temperaturas causa dos cosas: enfermedades y migraciones, y que están estrechamente relacionadas.

Es cierto. El principal vector de la peste negra - que no está erradicada - son las marmotas de Asia Central. De ahí, el patógeno pasa a las ratas, y su siguiente vector son los humanos. A principios del siglo XIV las transacciones comerciales eran muy frecuentes en la Ruta de la Seda. Las ratas viajaron con los mercaderes a Oriente Medio y con los marineros genoveses a Europa en 1348. Después...

También Mc Michaels aseguraba que el fenómeno de El Niño estaba detrás de la muerte de Mozart, el genio de la música.

Bueno; el fenómeno de El Niño está relacionado con las corrientes de agua caliente del Pacífico y los vientos que las desplazan hacia las costas americanas. Eso se traduce en sequía y pérdidas de cosechas en Australia e inundaciones en Perú. Si el clima se vuelve más caliente y húmedo El Niño se hará sentir más a menudo y con más virulencia.
Mozart murió en 1791 de una enfermedad desconocida, en Viena. Hay mucha especulación sobre el particular. Yo creo que pudo matarle una fiebre reumática provocada por la humedad del aire en Viena. Y esto ocurrió en medio de una ensalada de muertes similares en la Europa de 1791, en medio de los efectos de un fenómeno de El Niño de cinco años de duración, casi toda la revolución francesa, que se inició con el descontento de los campesinos por las malas cosechas.

Así que el cambio climático nos puede matar de una manera que no lo asociemos con él...

El cambio climático no nos quiere matar porque le es indiferente que haya humanos sobre la tierra o no. Quiero decir que es más fácil decir tras un huracán como el Katrina, cuyas consecuencias fueron empeoradas por la mala gestión de los humedales de Louisiana: Sí; hemos obrado mal, que ante un mes de enero más caluroso y primaveral que los normales.
El siglo XIV estuvo plagado de catástrofes causadas por la climatología, y a quienes se culpó no fue a las ratas o al patrón de lluvias irregular e impredecible, sino a los judíos y a las conjunciones astrales. Primero hubo una hambruna de casi una década,de 1315 a 1322. Las temperaturas cayeron, con inviernos más crudos. Llovía de forma imprevisible. Las cosechas se podrían en los campos. Cuando Europa e Inglaterra se habían recuperado de la hambruna estalló la Peste Negra, que acabó con una cuarta parte de la población europea.

No hay comentarios:

Publicar un comentario